02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Julia Janeiro y su novio, Brayan Mejía.
Julia Janeiro y su novio, Brayan Mejía.

Así es como culminó Julia Janeiro la noche del día de su cumpleaños más crucial

Después de disfrutar de una comida con el futbolista, y de pasar la tarde en casa de sus suegro, la hija de Jesulín y María José Campanario acabó el día con un plan de lo más íntimo y sexy.

| Redacción Chismógrafo

Julia Janeiro cumplió este domingo la mayoría de edad y, lejos de grandes celebraciones a causa de la pandemia del Covid, la hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario festejó su 18 cumpleaños sin su familia y, como no podía ser de otra manera perteneciendo a una de las familias más mediáticas de nuestro país, en medio de una gran expectación y rodeada de cámaras ansiosas por captar las primeras imágenes de quien parece que protagonizará más de una portada en las próximas semanas.

Muy tímida y en cierto modo sobrepasada por la situación aunque ha crecido rodeada de prensa, Julia sopló las velas de su 18 cumpleaños con un almuerzo de lo más relajado con su pareja Brayan Mejía, con el que acudió a un exclusivo restaurante de la capital madrileña sin hacer declaraciones sobre su reciente mayoría de edad y su salto sin red al primer plano mediático.

Tras la comida, Julia y su novio se dirigieron a la casa de los padres del futbolista, situada a las afueras de Madrid. Y es que la hija de Jesulín mantiene una estrecha relación con la familia de Brayan, a la que conoció el año pasado poco después de iniciar su noviazgo.

 

Para poner el colofón al día de su cumpleaños, Julia acabó la inolvidable jornada celebrando su mayoría de edad con una cena romántica con Brayan en un restaurante cercano a su domicilio. Abrazados en todo momento y demostrando lo enamorados que están después de varios meses de relación, la pareja presumió de complicidad y timidez antes las cámaras.

Y es que, a pesar de que se ha dicho que Julia podría conceder una exclusiva o participar en un reality, la joven prefiere por el momento mantenerse en un segundo plano mediático y, cabizbaja y muy seria, evitó responder a las preguntas de los reporteros, por lo que su voz sigue siento todo un misterio.

Conocida por su afición por la moda y presumiendo de la figura que le ha hecho ganarse el sobrenombre de mini Kardashian, Julia eligió para la ocasión un escotadísimo y ajustadísimo mini vestido en color negro. Sin soltarse de Brayan y evitando confesar si ha echado de menos a sus padres en un día tan especial o si su hermana Andrea la ha felicitado, la joven no dudaba en cumplir el toque de queda y volver a su domicilio con su chico tras un completísimo día de cumpleaños que, además, supuso una apabullante expectación mediática con la que no parece sentirse demasiado cómoda... por el momento.