23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El Bayern, actual campeón, continúa siendo uno de los grandes favoritos para hacerse con la Champions.

Bayern de Munich y Paris Saint Germain reeditan la última final de Champions

Podría ser una final anticipada, pero Bayern de Munich y PSG comienzan mañana a disputar la eliminatoria estrella de los octavos de final de la Champions League.

| Álvaro G. Deportes

La final de la temporada pasada en la Champions League entre PSG y Bayern de Múnich paralizó el planeta, ya que el coloso alemán debía enfrentar a Neymar y Mbappe a partido único y la tarea no era precisamente sencilla. Ambos jugadores llegaron algo mermados y solo el brasileño se creció en el juego, aunque tuvo poca suerte, viendo al Bayern salir campeón y sellar el triplete.

El destino quiso darle una nueva oportunidad a ambos, tanto al Bayern para ratificar la victoria como al PSG para cobrar venganza, aunque ahora no estarán piezas vitales como Lewandowski y Verratti, claves en ambos equipos.

Las claves de Pochettino para intentar conseguir el pase a las semifinales podrían ser las siguientes: 


Mbappe

Es el nombre de moda junto con Haaland y quiere terminar de dar el golpe en la mesa, por lo que hacer un buen partido será una manera de decirle al mundo que no es casualidad y suerte todo lo que ha conseguido. Desde Francia aseguran que está cansado de las críticas y por ende, decidido a salir del PSG, por lo que hacer la mejor Champions posible será la mejor manera de aligerar la operación.


Neymar

Se habla de la posibilidad de salir del club después de haber detenido todo el procedimiento de renovación que tenía hecho. El brasileño sigue con el sabor amargo de no haber ganado la orejona la pasada temporada y quiere ganar un Balón de Oro, que ahora sin Messi y Cristiano en Europa, podrá tener mayor oportunidad.


Keylor Navas

El portero sabe lo que es ser campeón de Europa y fue clave en el Madrid que consiguió tres Champions consecutivas. Salvó el partido ante el Barcelona al detener un penalti a Messi y desde que llegó ha sido un auténtico líder en el vestuario, además del campo, por lo que contar con él será una gran ventaja para el club.


Lewandowski

La baja del delantero polaco en el Bayern de Múnich hará que la defensa del PSG pueda jugar más adelantada y aprovechar mucho más la proyección de los laterales, que podrán apoyarse con los centrales en su espalda al no tener una referencia en el carril central. Sané tendrá que correr mucho en el encuentro.

 

Por su parte, el entrenador del campeón de Europa, Hans Flick, puede volver a demostrar que es un gran técnico más allá de la plantilla que tiene, gracias a estos factores:


Carril central

La baja de Verratti por COVID hará que el centro del campo sea más ligero para el Bayern, que podrá aprovechar los dotes de Goretzka y Kimmich como interiores para eliminar rápido la marca de Paredes, referencia para el PSG ante la ausencia del italiano.


Verratti

Que Marco se pierda el partido no solo libera el mediocampo, sino que además puede obligar a debilitar la defensa del PSG, bien sea trasladando a Marquinhos a la medular para compensar o haciéndolos salir para jugar a sus espaldas con la velocidad de los extremos y los pases en profundidad.


Laterales

Así como el PSG podrá proyectar a sus laterales gracias a la hipotética libertad que tendrán los centrales, el Bayern puede sacar provecho de Pavard y Davies, el primero con una gran pegada y el segundo con mucha velocidad y recorrido. El duelo principal puede darse precisamente en los extremos.


Müller

El alemán es inagotable y con la baja de Lewandowski tendrá más peso ofensivo, bien sea jugando por detrás de Choupo-Moting o con el ingreso de Coman para que Thomas se mueva hacia la delantera.

Este encuentro puede medirse más desde lo emocional por el reciente antecedente que tienen en la competición ambos equipos, algo que pone en particular ventaja al PSG al querer desquitarse y también los casos individuales de Mbappe y Neymar.