| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Real Madrid 3-1 Sevilla.
Real Madrid 3-1 Sevilla.

Real Madrid 3 - Sevilla 1: Masterclass de Ancelotti

Un gol de Lucas Vázquez y otro de Fede Valverde sacan al equipo blanco de un aprieto ante el conjunto andaluz, que había empatado el tanto inicial de Modric por medio de Lamela.

| Miguel Queipo Deportes

Fue otra masterclass de Ancelotti. El Madrid jugó su peor partido del curso ante el Sevilla, pero cuanto peor pintaba la cosa, con los hispalenses bien asentados sobre el campo, el italiano meneó el banquillo y sus cambios le dieron la vuelta al partido. Dos goles casi consecutivos y el líder liguero (3-1) ganando de nuevo. Modric, Lucas Vázquez y otro golazo de Valverde sellaron el triunfo blanco, que lo pasó mal durante mucho rato por un tanto de Lamela.

Llovía sobre Madrid, mientras Benzema y Courtois ofrecían los premios que entrega una revista francesa a los aficionados que acudieron al Bernabéu. Normalmente, los días de celebración suelen atragantarse como una albóndiga de porexpán, pero no pareció que la máxima fuera a cumplirse esta vez cuando, a los cinco minutos, un grosero error de Montiel permitió a Vinicius entrar hasta la cocina del área sevillista, abrir un cajón, sacar la cuchara de servir y despachar una asistencia fabulosa a un Modric que sólo tuvo que empujarla para marcar su primer gol con 37 años.

 

 

 

Aquello hacía presagiar un partido entretenido. Pero nada más lejos de la realidad. Lo mismo el fresquete aderezado con la lluvia dejó a los jugadores ateridos; lo mismo el césped, absurdamente rápido por culpa del agua, impedía tener el control real del balón. Pero la presión alta del Madrid, con un Tchouameni como siempre imperial en esas lides, no terminaba de fructificar en nada serio, ni siquiera en ocasiones reales salvo una falta lanzada por Alaba que se escapó a milímetros de la escuadra izquierda de Bono.

El Sevilla estaba desaparecido. Sampaoli decidió meter a Isco de falso nueve y hasta que el malagueño, cuando se llevaba la mitad del primer tiempo, no decidió bajar al centro del campo para entrar en contacto con el balón, los rojos nervionenses no habían comparecido. A Isco se le juntaron Oliver Torres, un futbolista que deja siempre detalles de una calidad extraordinaria pero también de una blandura impropia, y Jesús Navas, favorecido por el desastre táctico que es siempre, uno y otro partido, Ferland Mendy.

 

 

 

No tuvo ni una ocasión real el Sevilla, salvo un disparo al primer palo de Navas que atajó Courtois, mientras que el Madrid disposo de un par de ellas, ambas marradas porque en vez de entrar a matar con el estoque, Modric e Isco decidieron ir con un Plastidecor. En cualquier caso, lo que pasó en el último tramo del primer acto era el preludio del tan socorrido "se veía venir". Porque se veía venir y marcó el Sevilla, claro. Esta vez fue Vini el que perdió el balón ante Montiel y el que decidió no encimarle, así que el argentino metió un fantástico pase a Lamela y el ex del Tottenham superó a Courtois. 1-1.

El Sevilla se le había subido a las barbas al Madrid, y bien pudo haber culminado la remontada antes de cumplirse la hora de juego, pero la puntería tampoco estuvo de su parte. Ancelotti movió el manzano y se le cayó un Camavinga, que venía bien para tratar de tabicar el escape de agua en el centro del campo, aunque entró por un Tchouameni que andaba amonestado. No sirvió de mucho, así que a falta de cuarto de hora cambió los laterales, para meter a Lucas Vázquez y Rudiger, y retiró a Modric para meter a Asensio.

 

 

 

Y ese triple cambio fue decisivo. En el primer balón que tocó, Asensio le dio un sensacional pase a Vinicius al espacio, el brasileño esperó la llegada de Lucas Vázquez y el gallego, a puerta vacía, hizo el 2-1. Dos minutos después, Valverde sacó a pasear su cañón para con un zurriagazo inapelable marcar el tercero: temblaron hasta las cerchas de las obras del nuevo estadio. El líder, en un día bastante malo, respiraba. Lo complicado de verdad será a la vuelta del Mundial. Así que todo lo que se sume ahora es trascendental. Ante el Sevilla, tres más, aunque perdió a Valverde por un golpe que seguramente le hará descansar en Leipzig, el martes.