| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Kosovare Asllani, durante un partido con el Real Madrid
Kosovare Asllani, durante un partido con el Real Madrid

Palo tremendo al Real Madrid: "Hay una cultura que no es saludable"

Kosovare Asllani se marcha del conjunto blanco criticando duramente la estructura del club: "Está en las manos equivocadas. No es propio de un equipo de primera"

| Alberto Sánchez Deportes

Contaba cierto diario que el fútbol femenino iba a entrar en otra dimensión cuando el Real Madrid compró la plaza del Tacón. Sin embargo, han pasado las temporadas y el club blanco no ha conseguido hacerle sombra al Barcelona, su gran enemigo y el que con sus éxitos le empujó a adentrarse en la competición de mujeres.

Una de las primeras estrellas que fichó el Real Madrid fue Kosovare Asllani, delantera sueca que abandonará la disciplina merengue cuando finalice su contrato el 30 de junio. Y, ahora, en su regreso a su país para concentrarse con su selección, Asllani ha cirticado duramente a su equipo, a su estructura y a los servicios médicos en unas declaraciones recogidas por el 'SportExpressen'.

"Es difícil entrar en detalles. Creo que hay una cultura en el club que no es saludable para las jugadoras, en la que yo misma he estado, donde casi me obligan a jugar lesionada y no recibí ayuda. La directiva no escuchó al equipo médico y al final fue una decisión que tuve que tomar yo para tener una carrera deportiva más larga. Se convirtió en un ambiente muy insalubre y peligroso para las jugadoras", ha aseverado.

 

En sus tres temporadas como jugadora blanca, Asllani ha afirmado que intentó aportar al Real Madrid todo lo que pudo, pero que el problema de fondo es más grande: "Creo que he hecho mucho por el club desde el principio y luego he visto que el club no ha tratado bien a las jugadoras durante todos estos años. Ha habido muchos casos. Para mí es importante hablar, ya que nadie más lo ha hecho. He intentado que las cosas cambiaran, pero el ambiente que se creó ahí es malo. No fue coincidencia que me lesionara allí y tuviera un contratiempo, ya que constantemente te empujan a jugar lesionada o enferma. No es un ambiente saludable. Me importa muchísimo el club, pero siento que está en las manos equivocadas".

La sueca abandonará un equipo que todavía está por adentrarse en una nueva dimensión porque, según ella, tiene cosas que no son de primera. "Quizá ya me hubiera ido el verano pasado, pero le di una última oportunidad. Quieres marcar la diferencia, ya que es un gran club y quieres ayudarlo a triunfar. He sido una gran parte de la historia del club y he hecho mucho por él, pero desafortunadamente es un ambiente que no es saludable y no soy solo yo. Hay una cantidad increíble de jugadoras que han tenido que pasar por mucho, algo que no está bien ni es propio de un club de primera", ha sentenciado.