26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Marcelo llegó al Real Madrid en un mercado de invierno y ya no hubo quién le moviera de la banda izquierda del equipo... hasta que llegó Mendy.

Los mejores y los peores fichajes del Madrid en el mercado de invierno

Puede ser que este año el Real Madrid vuelva a fichar en el mercado de invierno, una ventana que no siempre ha salido bien para el club liderado por Florentino Pérez.

| Álvaro G. Deportes

Cada año el Real Madrid parece estar obligado a dar un golpe importante sobre la mesa al momento de hablar de fichajes. De hecho, cuando el mundo era otro económicamente, Florentino Pérez planteó una estrategia de mercadeo impecable, con la compra de estrellas de forma constante que podían llegar en verano o invierno, pero finalmente llenar la tienda de compradores de camisetas era el principal plan extradeportivo.

Precisamente en invierno, la ventana más floja en muchos clubes del mundo, fue la que permitió la llegada de grandes nombres que siguen presentes en la retina madridista, que todavía suenan en algún pasillo y en el caso de uno de estos jugadores, todavía se le puede ver corriendo detrás del balón vistiendo de blanco. Aquí te dejamos el top tres de mejores fichajes de invierno en el Real Madrid:


Marcelo

Es y seguramente será por mucho tiempo, el mejor fichaje invernal en la historia del equipo blanco. Más de 10 años en el club y siendo decisivo en la era dorada que vivieron de la mano de Cristiano Ronaldo y Zidane. Se convirtió en un magnífico heredero de Roberto Carlos por la banda izquierda, además de ser reconocido como el mejor en su posición por casi todos los sectores especializados en fútbol en los últimos años.


Higuaín

Su corta estancia en la capital de España fue suficiente para mostrar que aquello que brillaba en Argentina no era un espejismo, con números dignos de un goleador pese a su corta edad para cuando llegó. Actualmente sigue estando en algunas listas de números ofensivos en la historia del club, así como en el recuerdo importante de sus fanáticos gracias a su constante entrega y goles importantes mientras permaneció como madridista.


Panucci

Llegó a cubrir más una petición que una urgencia, pero el poco tiempo que vistió la casaca blanca lo pagó en el campo con actuaciones más importantes que correctas, además de adaptarse muy bien a la mentalidad ganadora y laboriosa de Capello. Su papel en Europa fue el más determinante para el club y muchos fanáticos quedaron con la sensación de haberlo disfrutado muy poco en el Bernabéu.

A falta de saber cómo terminará este enero de 2021 en Chamartín, superar los números de estos jugadores será complicado y aún más, superar lo que consiguieron bien por el corto tiempo que tuvieron para hacerlo, o como en el caso de Marcelo, por la larga estadía en el vestuario, su peso en el mismo y además, la conexión con la grada, que a pesar de su bajón actual, le sigue teniendo un respeto enorme y confía en verle brillar de nuevo con el 12 a la espalda.


Los peores fichajes 

No siempre que Florentino concreta una operación es un éxito, de hecho, son muchas las contrataciones que ha hecho el presidente del Real Madrid y que no precisamente han gustado en la grada, además de no cumplir en el campo. Como por capricho del destino, esas contrataciones que no han llegado a buen puerto siempre se han hecho en invierno, la ventana que vivimos en este momento en el mundo del fútbol. Aquí te dejamos el top tres de peores fichajes de invierno en el Real Madrid:


Cassano

El italiano llegó en una época bastante convulsa para el Real Madrid, en medio de la debacle de los galácticos y el comienzo del dominio del Barcelona de Ronaldinho. Su gran atropello futbolístico en Italia llamó la atención del mundo y desde Madrid consiguieron hacerse con sus servicios, a pesar de que el elegido siempre fue Totti y que su conducta ya dejaba mucho que desear.

Finalmente, el periplo de Antonio por España no fue el mejor y su comportamiento fuera del terreno, los choques con Capello y su bajo estado de forma por vicios y desconcentración, generaron una pronta salida con más pena que gloria del Real Madrid.


Cicinho

Con Marcelo sintieron haber acertado en el sustituto natural de Roberto Carlos, con Cicinho las expectativas ponían el nombre de Cafú sobre la mesa y no era para menos, ya que lo proyectado por el joven en Brasil invitaban a llenarse de esperanzas en todo el planeta fútbol. Fue todo lo contrario.

Su adaptación no fue nada sencilla y al comienzo llegó a sentar a Míchel Salgado, aunque su entrega no era total y su distracción era constante, tal como él mismo lo contó hace poco en una entrevista a un medio español. Un golazo ante el Zaragoza en Copa del Rey y algún pique frenético por la derecha fue lo que dejó el lateral en su etapa como madridista.


Gravesen

Era el eje principal de un gran Everton en la Premier, compañero ideal de Wayne Rooney en la primera década de los 2000 y un jugador de calidad y gran físico. Eso fue lo que fichó el Real Madrid, pero no lo que llegó en Navidad. 

Su contratación se esperaba como bálsamo para tapar la salida de Makélélé y brindar músculo al mediocampo, así como una salida de balón limpia y efectiva. Apenas llegó se dio a conocer por su fuerza pero el paso de las jornadas le dejaron en evidencia como un jugador tosco que solo dejó la gravesinha y un enfrentamiento épico con el Niño Torres.


... Y alguna sorpresa

«Never, never» fueron las palabras de Florentino Pérez cuando se le preguntó sobre el fichaje de David Beckham por el Real Madrid, que poco después cambió por una de las operaciones más mediáticas en la historia del fútbol. También aquel «si gano traigo a Figo y si no viene, pago a los socios de mi bolsillo» retumbó cuando se presentó a las elecciones del club.

Sorprender es algo que viene en el paquete del presidente del club y cuando se trata de fichar, mucho más. Invierno ha sido la ventana en la que más veces ha dejado sorprendido al mundo del fútbol por las decisiones que toma y las operaciones cerradas, muchas de ellas, un total fracaso

Aquí te dejamos el top tres de fichajes de invierno más inesperados en el Real Madrid:


Lass Diarra

Mahamadou Diarra era el gran objetivo, la estrella y el deseado por el club por su gran desempeño en Francia, pero el que llegó para sorprender fue Lassana Diarra. El francés cambió la Premier por LaLiga y desde su llegada activó el detective de cada periodista para encontrar datos de un jugador correcto que además, sorprendió también por su nivel.

El despliegue que ofrecía en el campo, sus repentinas pero efectivas subidas al área contraria y su silencioso trabajo, dejaron buenas impresiones en el aficionado, esperando que con Mourinho, técnico de raza y carácter, pudiese potenciarse, pero el portugués no pudo hacerlo crecer más y su estadía fue corta.


Faubert

Tal vez muchos no lo recuerden y capaz, ni lo conozcan, pero Faubert apareció un día de invierno en los despachos del Bernabéu para ser presentado como jugador del Real Madrid, en medio de una etapa llena de balones de oro y jugadores de élite. Su aporte o episodio más recordado fue haberse quedado dormido en el banquillo durante un encuentro oficial, algo que el propio jugador desmintió hace unos meses asegurando que solo “pestañeaba y la cámara tomó una escena desfavorable”.


Adebayor

Los equipos de Mourinho tienen jugadores de confianza, brega, trabajo duro y mucho orden táctico. Emmanuel Adebayor, al que en el Real Madrid rápidamente rebautizaron como "Manolito", parecía cumplir con todos estos mandatos y desde España acudieron a sus servicios como jugador para potenciar la delantera, esperando goles y mucha presencia física en el área para favorecer el estilo de contra que se quería con el técnico portugués.

Algún gol marcó, pero así como todos quedaron sorprendidos por la inesperada llegada del togolés, también muchos esperaron algún detalle individual que no llegó, más allá de la particularidad de haber usado dos dorsales distintos en la misma temporada, uno para Champions y otro para LaLiga.