14 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen del partido entre el PSG y el Basaksehir, de Liga de Campeones, que tuvo que ser suspendido por insultos con Webó.
Imagen del partido entre el PSG y el Basaksehir, de Liga de Campeones, que tuvo que ser suspendido por insultos con Webó.

Cinco escándalos racistas ocurridos en el fútbol europeo

No ha quedado demostrado en absoluto que Cala pronunciará insultos racistas contra Diakhaby el domingo en Cádiz, pero en otras ocasiones el racismo ha campado a sus anchas por los estadios.

| Claudio B. Deportes

A pesar de que el fútbol ha evolucionado de forma muy significativa desde sus inicios, al punto de convertirse en una impresionante máquina de producir ingresos y repercutir constantemente en la unión pública, no siempre va acompañado de un cambio que permita la adopción de los valores de amistad, unidad y respeto promovidos desde los entes rectores, como la FIFA y la UEFA.

En los últimos años, se han hecho frecuentes las manifestaciones de racismo hacia algunos jugadores por parte de las aficiones rivales. Uno de los episodios más recientes tuvo lugar en el Cádiz-Valencia, correspondiente a la jornada 29 de LaLiga. Al minuto 36 del encuentro, las acciones en el Ramón de Carranza se vieron interrumpidas por una discusión entre Mouctar Diakhaby y Juan Cala, por un supuesto insulto racista de este último

Por ello, los jugadores del equipo che amenazaron con abandonar el campo. Sin embargo, el partido se reanudaría 25 minutos más tarde, en tanto que las investigaciones posteriores de las grabaciones concluyeron que no hubo insultos de índole racista, como sí ha ocurrido en otros casos, que han tenido como víctimas a varios jugadores conocidos.

 

Mario Balotelli

El italiano de origen ghanés ha sido uno de los jugadores más atacados por motivos raciales, especialmente durante partidos de la Serie A, un torneo que despierta pasiones con rivalidades que trascienden lo deportivo. Quizá el caso más conocido ocurrió en un encuentro de su equipo de entonces, el Milan, frente a la Roma. A lo largo del encuentro, los aficionados giallorossi imitaban los sonidos que hace un simio cada vez que el jugador tocaba el balón. Su molestia era evidente, pero el árbitro solo se limitó a interrumpir el partido por unos minutos.


Dani Alves

LaLiga ha tenido otros escándalos de racismo por parte de la afición. Durante un Villarreal-Barcelona, el brasileño se disponía a lanzar un saque de esquina cuando observó que los seguidores del equipo rival le habían arrojado un plátano. No obstante, el lateral azulgrana pareció no darle importancia, por lo que simplemente optó por comerse la fruta. Un gesto que además fue reconocido por la entonces presidente de Brasil, Dilma Rousseff.


Patrice Evra

Luis Suárez ha sido uno de los jugadores más señalados por valerse de un juego sucio y provocar a sus rivales. Incluso en dos ediciones de la Copa del Mundo fue blanco de la polémica: en 2010 por una mano en el área y en 2014 por morder a Giorgio Chiellini. En lo que respecta al racismo, el uruguayo insultó en reiteradas ocasiones a Evra durante un Manchester United-Liverpool, lo que le valió una suspensión de ocho partidos, una multa de 40.000 libras y la obligación de ofrecer disculpas al francés.


Pierre Webó

Los miembros de los cuerpos técnicos tampoco se salvan del racismo. Para colmo de males, el presunto ataque no provino de la afición rival, dado que para entonces ya la crisis sanitaria no permitía el ingreso de aficionados; tampoco de un miembro del equipo contrario, sino, paradójicamente, de uno de los encargados de impartir justicia en el partido: el cuarto árbitro, Sebastián Coltescu.

Durante el duelo entre el Paris Saint-Germain y el Istanbul Basaksehir, que tiene al camerunés como segundo entrenador, los jugadores de ambos equipos amenazaron por marcharse después de que el integrante del colegiado se refiriera al exjugador como «negro». Finalmente, el encuentro debió ser suspendido y se disputó al día siguiente con otro árbitro.


Anton Ferdinand

Cometer actos racistas en la Premier conlleva serias consecuencias. Hasta una figura histórica del balompié inglés, John Terry, fue severamente castigado después de llamar «negro de m...» al entonces jugador del Queens Park Rangers. La figura del Chelsea terminó despojada de la banda de capitán en la selección de Inglaterra, además de verse obligado a pasar por un juzgado y disculparse públicamente con Ferdinand.