21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Chelsea 2-0 Real Madrid: 'Kante jondo'

Los de Zidane caen en semifinales en un gran partido de los ingleses, que pudieron marcar algún gol más. Los 'blues' se medirán al City en la final de Estambul el 29 de mayo.

| Miguel Queipo Deportes

Después de visitar el Liverpool de los Beatles, el Madrid tuvo que marcarse su particular concierto en Londres, en Stamford Bridge.

Un francés chiquitito, fibroso, que corre como una centella y que sería capaz de hacerse la mudanza de la Estación Espacial Internacional él solo, sin oxígeno y en un cuarto de hora que responde al nombre de N’Golo Kanté destrozó a los de Zidane con sus recuperaciones. Werner y Mount sellaron el triunfo local (2-0) que pudo ser bastante más duro. El Madrid no estará en Estambul, y menos aún tras el Kante jondo de un esquema ridículo y una mentalidad inexistente. Del físico mejor ni hablamos.

En los días grandes, prohibido hacer experimentos. Algo que todos los técnicos hacen pero que Del Bosque, en su etapa en el banquillo madridista, se pasó por los bigotes. Zidane, en Stamford Bridge, se lo pasó por la calva. Tres centrales, que tampoco era mucha novedad porque ya empleó el sistema en la ida, pero lo de Vinicius de carrilero derecho era algo que no se podía imaginar nadie (tanto que ningún utillero tuvo a bien regalarle una brújula, para que se orientara), con Militao pendiente de su retaguardia en todo momento. Puerta grande o enfermería.

El Chelsea salió atrincherado porque el resultado de Madrid le favorecía, y además decidió marcar territorio pronto: en los quince primeros minutos dejó cuatro recados a Hazard (por partida doble), a Kroos y a Nacho que un poco más y les mandan al Royal Hospital de los Pensioners de al lado de Stamford Bridge. No, no iban a arrugar la pierna ni mucho menos. Concedió apenas un disparo sin pólvora de Kroos y asustó con un chut lejano de Rüdiger y una jugada individual de Mount. El Madrid, por si no lo sabía, tenía que sufrir.

Más aún porque Tuchel se sabía la lección y cada vez que recibía Casemiro, la presión blue se intensificaba y al Madrid le costaba un mundo sacar el balón a campo rival, porque además Kroos no era una máquina germana bien engrasada y de vez en cuando pegaba un petardazo. Al filo de los veinte, un centro de Chilwell, a quien Vinicius marcó con la mirada, lo remató a gol Timo Werner, aunque estaba adelantado por el grosor de dos folios y el tanto no subió al marcador.

Los de Zidane se salvaban de primeras, pero no fueron capaces de crear peligro hasta un disparo desde la frontal de Benzema que sacó en una magnífica parada Mendy. Era el minuto veintiséis.

 

 

 

Llegó la segunda del Chelsea a continuación, y esta vez Werner no falló. Kanté hizo un jugadón modriciano, habilitó a Havertz, su cucharita pegó en el larguero y bajo palos, Werner cabeceó a puerta vacía. Por aquel entonces Sergio Ramos estaba en entredicho: no solo por su titularidad después de tantísimo tiempo entre algodones por dos lesiones y el COVID, sino porque, además de por su coleta ponytail, su rendimiento físico no parecía a la altura de un choque de esta envergadura. Benzema se encontró con otro paradón de Mendy tras un gran centro de Modric y el Madrid comenzaba a desesperarse.

Quien no se desesperaba era Eden Hazard. Tras los dos tempraneros revolcones que se llevó, su participación en el regreso a Stamford Bridge dejaba mucho que desear. No solo es que no tuviera peso en el partido, es que ni siquiera intentó ser participativo. Si el encuentro en su antigua casa era un examen, lo suspendió.

El Chelsea comenzó el segundo tiempo asustando: Havertz volvió a tropezarse con el larguero, rematando de espectacular cabezazo y anticipando a Militao tras centro de Azpilicueta. Poco después, Thiago Silva superó a Ramos en un salto en jugada a balón parado pero su frentazo salió alto. Y a continuación, Mount desperdició un remate frente a Courtois.

Tras el paso por vestuarios los de Tuchel salieron más metidos en el partido. El Madrid no solo estaba descolocado, sino falto de mentalidad ganadora, algo que no es problema de entrenador. Y por supuesto, los blancos parecían también un par de puntos por detrás de lo físico.

A la hora de partido, Zidane no había movido nada. Seguía el 3-5-2 y los mismos jugadores, con Courtois metiendo un tobillo salvador en un mano a mano con Havertz que podría haber liquidado la eliminatoria. Pero el Madrid seguía vivo, y en el minuto 64, ya con nuevos carrileros (Asensio y Valverde por Mendy y Vinicius), Hazard probó el disparo, al fin.

El Madrid necesitaba un gol pero parecía haberse olvidado de que primero debía chutar, porque demasiado hacía desanudándose la soga al cuello. Kanté en una contra velocísima no pudo fusilar a Courtois por una brillante acción defensiva del Pajarito uruguayo, quien llegó con el gancho para despejar milagrosamente.

 

 

 

Las ocasiones, las que había, eran todas azules, en el campo ya un Pulisic que entrando desde el banquillo fue un revulsivo para su equipo. El Madrid estaba destrozado físicamente, con Kroos y Modric con plomo en las botas, pero es un equipo al que hay que matar diez veces y aún así tampoco puedes dejar de mirarle de reojo hasta el entierro.

Otro robo de Kanté, otra llegada de Pulisic esta bien finalizada y remate inapelable de Mount. El cante del Madrid en Londres estaba arreglado. Kante jondo y hasta la próxima Champions.