| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Ferrari se suicida y Verstappen decide el título

En el Gran Premio de Hungría se esperaba un doblete de la escudería italiana y todo resultó un desastre con victoria del campeón y solo un cuarto puesto para Carlos Sainz. Alonso, octavo.

| Miguel Queipo Deportes

Salvo sorpresa mayúscula, el Mundial de Fórmula 1 está ya decidido. Max Verstappen, que partía décimo por un problema de motor en los entrenamientos, ganó el GP de Hungría (trompo incluido) en una carrera en la que Ferrari, otra vez Ferrari, siempre Ferrari, decidió pegarse un tiro en el pie, destrozando las opciones Charles Leclerc y Carlos Sainz. Extraordinarios Mercedes, Hamilton segundo y Russell tercero, y horrible también Alpine, debido a las siempre discutibles estrategias y operativas de funcionamiento de su team-principal, Otmar Szafnauer. Alonso acabó octavo y Ocon, noveno.

 


La carrera, en cualquier caso, se decidió por los errores del muro de Ferrari. Los dos bólidos rojos partieron con neumáticos medios, rodeados de gomas blandas, por lo que ni Sainz (segundo) ni Leclerc (tercero) tuvieron opciones de superar al poleman Russell en la primera vuelta, que era el primer objetivo.

En la primera tanda de paradas para cambiar gomas, Ferrari la lía con Sainz, parada muy lenta, que pierde posición con su compañero. Peor le fue a Alonso: tras tenérselas tiesas con su compañero Ocon, a los dos Alpine les montaron duras para llegar al final. A paso de tortuga, claro, y sin opciones de nada. Por delante, Leclerc logró superar a Russell y liderar la carrera poco después, pero Red Bull tiró un anzuelo con un cambio prematuro y Ferrari decidió que el guasano era suyo.

Las mismas blandas que no funcionaban en los Alpine para Leclerc. Carrera hundida. Sainz en pista para montarle blandos, pero para 30 vueltas, casi un imposible. Los Ferrari se habían suicidado ellos solos. El regalo lo aprovechó Verstappen, igual de veloz y de determinante que siempre, pese a un trompo en plena remontada. El campeón gana la carrera y con los títulos de Pilotos y Constructores casi en el bolsillo, Red Bull anunciará en unos días que Porsche adquiere el cincuenta por ciento de la escudería austriaca para motorizarla a partir de 2026.

 

Sainz tuvo que ver cómo Hamilton le arrebataba un sitio en el podio, mientras sus ruedas se destrozaban, y acordándose del estratega de Ferrari. La Rossa tiene muchas cosas que mejorar para optar realmente a ser campeona del mundo. La lectura de las carreras, por ejemplo y por empezar.