| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Zinedine Zidane, en uno de los últimos partidos en el banquillo del Real Madrid.
Zinedine Zidane, en uno de los últimos partidos en el banquillo del Real Madrid.

Las razones (polémicas) por las que Zidane decidió marcharse del Real Madrid

El técnico francés, en una carta abierta publicada en el Diario AS, reconoce que le dolía muchísimo cuando, después de una derrota, leía en la prensa que le iban a echar del Real Madrid.

| Agustín Díaz Deportes

No está gestionando bien el final de temporada el Real Madrid. Desgraciadamente, ya se ha hecho especialista en despedir de manera, cuanto menos regular, a sus estrellas. Ya sucedió con Del Bosque, Hierro, Raúl o Casillas, y en breve puede pasar lo mismo con Sergio Ramos. Entre medias, Zidane se marchó por tercera vez del club y lo hizo, de nuevo, por la puerta de atrás. Ya se fue siendo jugador y también como entrenador, justo después de conseguir casi un imposible: tres Champions consecutivas. 

La semana pasada, el Real Madrid hizo público un escueto comunicado en el que anunciaba la salida del técnico francés. "Es tiempo ahora de respetar su decisión y mostrarle nuestro agradecimiento por su profesionalidad, dedicación y pasión en todos estos años, y por lo que representa su figura para el Real Madrid. Él sabe que está en el corazón del madridismo y que el Real Madrid es y será siempre su casa".

Pese al silencio de Zidane, parecía que el motivo principal de la nueva huida del galo, al que aún le quedaba un año más de contrato, era la falta de apoyo del club cuando el equipo, a finales del año pasado, estaba fuera de la Copa, lejísimos en la Liga y a punto de caer a la Europa League en la Champions. Sin embargo, el Real Madrid reaccionó, se quedó a un gol de ganar la Liga y apeado de las semifinales de la Champions por el que después fue campeón, el Chelsea de Tuchel

Pero Zidane ha hablado y, efectivamente, ha confirmado esa desunión con el club. Lo ha hecho a través de una carta abierta publicada por el diario AS. "Me voy porque siento que el club ya no me da la confianza que necesito, no me ofrece el apoyo para construir algo a medio o largo plazo. aquí se ha olvidado una cosa muy importante, se ha olvidado todo lo que he construido en el día a día, lo que he aportado en la relación con los jugadores, con las ciento cincuenta personas que trabajan con y alrededor del equipo. Soy un ganador nato y estaba aquí para conquistar trofeos, pero más allá de esto están los seres humanos, las emociones, la vida y tengo la sensación de que estas cosas no han sido valoradas, de que no se ha entendido que así también se mantiene la dinámica de un gran club. Incluso, de cierta forma, se me ha reprochado", lamenta uno de los técnicos más laureados de la historia del Real Madrid.  

"Me hubiera gustado que en los últimos meses mi relación con el club y con el presidente hubiera sido un poquito diferente a la de otros entrenadores. No pedía privilegios, por supuesto que no, sino un poco más de memoria", escribe Zidane, que critica que "me dolía muchísimo cuando leía en la prensa, después de una derrota, que me iban a echar si no ganaba el siguiente partido. Me dolía a mí y a todo el equipo porque estos mensajes filtrados intencionalmente a los medios de comunicación creaban interferencias negativas con la plantilla, creaban dudas y malentendidos. Menos mal que tenía a unos chicos maravillosos que estaban a muerte conmigo". 

Pese a las críticas nada veladas del entrenador francés, Zinedine Zidane no se quiso olvidar del responsable de que haya pasado casi dos décadas de felicidades en el Real Madrid. "Pasar veinte años en el Madrid ha sido la cosa más bella que me haya pasado en la vida y sé que se lo debo exclusivamente a Florentino Pérez que apostó por mí en el 2001, que peleó por mí, para hacerme venir cuando había cierta gente que estaba en contra. Lo digo de corazón, siempre le estaré agradecido al presi por ello. Siempre". 

Por último, el técnico galo aseguró que "ni me tiro del barco ni estoy cansado de entrenar".