| 26 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Raphinha durante el Ceuta - Barcelona de Copa del Rey.
Raphinha durante el Ceuta - Barcelona de Copa del Rey.

El Barcelona se gana los cuartos ante el Ceuta con una manita y un gran Raphinha

El conjunto que dirige Xavi se impuso por 0-5 a los ceutís y estarán en la siguiente ronda de la Copa. Lewandowski, con un doblete, Kessié, Ansu Fati y el ex del Leeds fueron los goleadores.

| Alberto Marrero Deportes

El Barcelona no falló en este trámite y cumplió con las expectativas al imponerse por 0-5 al Ceuta en los octavos de final de la Copa del Rey. Mientras Memphis se entrenaba con el Atlético de Madrid, Raphinha, Lewandowski con un doblete, Ansu Fati y Kessié metían con sus goles al cuadro azulgrana en el bombo del sorteo de cuartos que se celebrará el próximo viernes. 

Todavía con la resaca de la Supercopa de España ahora le tocaba a los de Xavi volver a bajar al barro en la Copa del Rey. Delante tenían al Ceuta, al único superviviente de la Primera RFEF y tendrían que arremangarse para sacar el billete a cuartos de final y no llevarse un susto como ante el Intercity. Al principio les costó entrar en el encuentro, pero desde que se sintieron cómodos todo fue rodado y consiguieron hacerle una manita al conjunto ceutí.

Xavi Hernández optó por dar descanso a futbolistas como Ter Stegen, Pedri o Gavi. De esta manera, Iñaki Peña defendía el arco y Bellerín, Marcos Alonso, Eric García y Jordi Alba formaban la zaga. Por delante, Kessié, Sergi Roberto y el joven Pablo Torre. Como hombres más adelantados, un tridente de ensueño: Ferran Torres, Lewandowski y Raphinha.

El Ceuta salió a comerse al Barça en cuanto a la presión y a la intensidad, y durante un buen tramo del primer tiempo lo consiguieron. Evitaron que los azulgranas pudieran mover el balón con comodidad y llevaron el partido a un terreno en el que no se podía culpar a quien cambiara de canal. Sin ocasiones, ni llegadas ni nada, los minutos transcurrían.

Poco a poco los ceutís se vieron obligados a bajar una marcha en la presión y eso le vino bien al Barça, que comenzó a mover el cuero de un lado a otro, pero cuando llegaban a la zona de tres cuartos veían imposible hacer algo. Ni centros, ni tiros, ni ninguna solución para acercarse a la portería que defendía Tomás Mejías, que pudo estar en la Kings League de Piqué, pero que prefirió seguir siendo futbolista profesional.

Sin prácticamente ocasiones ni llegadas el Barcelona se encontró con el primer gol del encuentro. Un robo en campo propio terminó con Kessié asistiendo a Raphinha. El ex del Leeds chutó desde fuera del área dándole una parábola al balón para que Tomás Mejías, que tocó el cuero con los dedos, no pudiera evitar el tanto de los azulgranas.

Con el 0-1 se llegó al intermedio y Xavi les habría recordado, sin duda, todo lo que sucedió ante el Intercity para que no volviera a pasar. Para asegurar un poco el resultado entró Gavi sustituyendo a un Pablo Torre al que le sobra calidad, pero que no estaba teniendo su día en el Alfonso Murube.

El Barça sentencia

Lo cierto es que el gol de Raphinha parecía haber hecho daño al conjunto local y rápidamente vio como Lewandowski les daba otro mazazo. Mala salida del balón del Ceuta regalándole el cuero a Kessié, que sólo tiene que meterse en el área y hacer el pase de la muerte para que el polaco pusiese el 0-2 en el electrónico. Sentenciaba el choque el ex del Bayern de Múnich y los culés comenzaban a pasárselo bien moviendo el cuero y generando ocasiones.

Xavi dio minutos a Ansu Fati para que continúe recuperando confianza y su nivel y el joven canterano del Barça no defraudó. Pasada la hora de juego agarró un balón en la banda izquierda, se internó en el área, rompió a un rival con un quiebro y metió el interior para que el tercero llevase su firma. Nada podía torcerse ya para el Barcelona, que se veía en el sorteo de cuartos de final de la Copa del Rey.

La guinda la pusieron Kessié, con un buen testarazo tras un soberbio centro de Raphinha, que firmó un gran encuentro antes de ser sustituido por el canterano Alarcón, y Lewandowski, que hizo un doblete. El 0-5 no se movió en el marcador del Alfonso Murube y los culés solventaban este trámite para seguir vivos en la Copa del Rey estando todavía de resaca tras la Supercopa de España.