| 06 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Imagen de archivo con Lopetegui e Isco, cuando ambos militaban en el Real Madrid.
Imagen de archivo con Lopetegui e Isco, cuando ambos militaban en el Real Madrid.

Sale a la luz el verdadero gafe en las destituciones de Julen Lopetegui

Isco Alarcón ha compartido vestuario con el entrenador vasco en sus tres últimas destinos, la selección española, el Real Madrid y el Sevilla, de donde salió despedido esta misma semana.

| Agustín Díaz Deportes

Julen Lopetegui ya es historia en el Sevilla, que lo fía todo al regreso de Jorge Sampaoli, presentado ayer en una nueva jornada surrealista para la historia del club hispalense con un adiós y un hola con solo horas de diferencia. El argentino, hombre polémico y difícil de tratar, tiene ante sí una prueba de fuego y es que hacer una buena temporada con el Sevilla no parece nada factible viendo la horrible planificación de plantilla que hizo Monchi. Lo empezaremos a ver este mismo fin de semana con la visita del Athletic Club, uno de los equipos más en forma de la Liga. 

La destitución de Lopetegui, que fue despedido de manera absolutamente exagerada, considerándole unos de los mejores entrenadores de la historia del club, llegó después de tres temporadas en la que el equipo ha logrado la clasificación para la Champions y obtuvo una nueva Europa League, la competición fetiche del club. 

En Sevilla Lopetegui encontró una estabilidad que se había frenado en seco tanto en su frustrada presencia en la selección española, como en su breve paso por el Real Madrid. En Rusia, quién no recuerda aquello, fue destituido a dos días de comenzar el Mundial al descubrirse que tenía hecho su fichaje por el Real Madrid. Aquello sí que fue surrealista. Y cortísimo su posterior paso por el club blanco, con solo 6 victorias en los 13 partidos que dirigió

Curiosamente, durante su estancia como seleccionador, Isco Alarcón brilló como pocas veces a lo largo de su carrera. Para la memoria quedará el hat-trick y la lección de fútbol que dio en el amistoso en el que España goleó a Argentina, 6-1 en el Metropolitano, en una de las últimas grandes exhibiciones individuales de un futbolista en un partido del combinado nacional. El malagueño era, en ese momento, la base sobre la que Lopetegui había planificado el Mundial de Rusia, pero aquello acabó como acabó. 

Ya en el Real Madrid, Isco mantuvo ese lugar de preeminencia en los esquemas de Lopetegui, pero la destitución del entrenador vasco empezó a significar el fin del andaluz en el club blanco, del que salió el verano pasado después de temporadas absolutamente insulsas. 

Y ¿Dónde fue a jugar Isco después de abandonar el Real Madrid? Pues, efectivamente, al Sevilla. Isco fue la gran petición de última hora de Lopetegui y Monchi le dio ese gusto. Y, tras ponerse en forma por no haber realizado pretemporada alguna, el exjugador del Málaga volvió a recuperar ese protagonismo que le faltó en los últimos años en el Madrid. Titular en 6 de los 8 partidos en los que ha participado, habrá que ver ahora qué papel juega en el esquema de Sampaoli, un entrenador que aboga por el despliegue físico como base de su juego. 

Posible oferta de los Wolves para Lopetegui

En todo caso, parece que Lopetegui podría volver a entrenar en seguida. Desde Inglaterra hablan del interés del Wolverhampton, que no ha cubierto aún la destitución del portugués Bruno Lage en el banquillo. Sería muy curioso que en el mercado de invierno, Isco Alarcón pusiera rumbo a Inglaterra, aunque eso pudiera suponer el principio del fin del entrenador vasco en el club inglés gestionado por Jorge Mendes.