| 01 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El Aston Martin con el que Beckham se paseaba por Madrid, a la venta

Era muy común ver al inglés conduciendo esta maravilla por las calles de la capital nada más aterrizar en el Real Madrid.

| Alejandro Tobalina Deportes

La llegada de David Beckham al Real Madrid en 2003 supuso mucho más que el simple fichaje de uno de los mejores futbolistas del momento. Cuando Florentino trajo al inglés a la capital una nueva moda se instauró para los hombres: pendientes, pelo recogido con moño, cuerpos enteros tatuados... Los chicos querían parecerse a él y las chicas deseaban que sus novios se convirtieran en Sir David. Beckham era el It Boy del momento (para muchos, todavía lo sigue siendo).

El británico, que acaba de hacerse con un equipo de eSports, fue presentado un 12 de julio y dos meses más tarde ya estaba instalado en un céntrico hotel de Madrid dejando muestras de su glamour. En más de una ocasión se le vio junto a su mujer Victoria -ex Spice Girl- paseando por las calles madrileñas a bordo de un precioso Aston Martin AMV8 Volante, con el que se acostumbró a conducir por la derecha.

Pues bien, el lujoso coche se encuentra ahora a la venta por casi medio millón de euros. No ha sido Beckham quien lo ha puesto, ya que lo conservó hasta 2018, sino la empresa Golden Balls, a la que pertenece desde ese año. Y lo ha hecho a través de la conocida casa de ventas de coches nuevos y usados Auto Trader.

El descapotable rojo, fabricado en 1988, viene con interiores de cuero de color crema, alfombras de pelo largo color nogal, así como el codiciado motor X Pack de aire americano, un V8 de 5,3 litros con pistones de alta compresión Cosworth y escape deportivo del que solo se fabricaron 137 unidades. Con una caja de cambios manual de cinco velocidades, el V8 entrega 432 CV de potencia, puede acelerar de 0-100 km/h en poco más de 5,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 km/h.

El Aston Martin, en perfecto estado, se exhibió en febrero en el prestigioso London Classic Car Show. Si tienes medio "milloncito" de sobra -casi nada, oye- podrás sentarte en el mismo asiento que Beckham, además, por supuesto, de conducir una maravilla que estuvo en manos del inglés durante 15 años.