| 08 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Joao Félix durante el Almazán - Atlético de Madrid.
Joao Félix durante el Almazán - Atlético de Madrid.

El Atlético de Madrid se pide una Copa para ahogar sus penas en Liga y Champions

Los rojiblancos ganaron por 0-2 al Almazán en Los Pajaritos y se piden una nueva ronda en la Copa del Rey. Ángel Correa y Joao Félix hicieron los tantos para evitar un nuevo Albacete 2.0.

| Alberto Marrero Deportes

El Atlético de Madrid dominó de cabo a rabo el encuentro ante el Almazán y consiguieron imponerse por 0-2 en Soria. Ángel Correa y Joao Félix hicieron los goles para seguir vivos en la Copa del Rey y olvidar las penas de Liga y Champions antes del parón del Mundial de Qatar. Se podía llegar a temer por un Albacete 2.0, como el de Manzano, pero los hombres del Cholo solventaron la papeleta. 

Una Copa para olvidar las penas. No se esperaba menos del Atlético que una victoria. Tras unas terribles semanas en la Liga Santander y en la Champions League, los colchoneros tenía que sanar las heridas ante un equipo de nivel inferior antes de que se produjera este parón por el Mundial de Qatar. Posiblemente, incluso, ayudó que el choque ante el Almazán fuese en un campo como Los Pajaritos y no en un campo más pequeño como el Municipal de la Arboleda.

Para evitar sorpresas el Cholo Simeone salió con todo. No se guardó nada y ni Jan Oblak descansó. Por delante del esloveno una línea de cuatro formada por Nahuel, Savic, Hermoso y Reinildo. En la medular, Llorente, Witsel, Koke y Joao Félix. Por delante, Griezmann y Ángel Correa. En total, seis futbolistas que en una semana estarán jugando la Copa del Mundo en el once titular.

Los colchoneros salieron como un tiro y fueron acumulando incontables ocasiones, pero ninguna entraba. Hasta la posesión del cuero era claramente para los rojiblancos, que tenían la obligación de salir a jugar este encuentro como cualquier otro debido a la mala situación deportiva que atraviesan. Entre todas esas oportunidades destacan un larguero de Llorente y otro de Koke antes de que se cumpliera la primera media hora de partido.

Alberto, el guardameta del Almazán, también metió una mano salvadora a un tiro de Llorente, consiguiendo mantener su portería a cero. El Atlético se encontraba con el muro soriano y no les quedaba más remedio que probar fortuna desde fuera del área. Lo intentó Joao Félix con un disparo lejano que se marchó fuera y minutos después volvió a probar fortuna. El arquero rival lo detuvo, pero el rechace lo cogió Correa en el área chica y sólo tuvo que empujarla.

Pasada la media hora los hombres del Cholo se quitaban ese peso de encima y se ponían por delante en el marcador. Con el apoyo de miles de aficionados colchoneros que estaban en las gradas de Los Pajaritos se lanzaron a por el segundo que les diese la tranquilidad, pero el tanto no llegó y el colegiado señaló el intermedio. Momento perfecto para que los jugadores de este humilde equipo comenzasen a pedir las tan apreciadas camisetas de los del Atlético de Madrid.

En la reanudación volvieron los mismos salvo Savic y Llorente, que fueron reemplazados por Giménez y De Paul. Ahora, el Atleti, con siete mundialistas sobre el verde. Mientras, en las gradas, una auténtica fiesta. Los locales por vivir un día histórico ante un rival como el rojiblanco. Los cientos de visitantes, con cánticos de apoyo al equipo y, sobre todo, al Cholo Simeone después de verle las orejas al lobo de una posible marcha a final de temporada. 

Una ronda más

Con el marcador desfavorable y sin nada que perder el Almazán buscó irse más arriba. Los colchoneros intentaban seguir controlando el balón y atacando, pero ya sin tanta claridad. Los sorianos, por su parte, tiraban algún balón largo a un Edipo que empezó a incomodar seriamente a la zaga rojiblanca.

A la hora de juego acabó llegando el segundo de la noche para el Atlético de Madrid. Fue obra de una buena acción colectiva en la que Correa dejó pasar el balón para que Joao Félix superara a un rival y batiese al portero. La tranquilidad ya se instauraba en el cuadro colchonero, que evitaba un Albacete 2.0. Imagínense un posible adiós de Simeone en una situación similar a la que llegó.

Movió algo más el avispero el Cholo y Cunha entró por Correa. El brasileño, casi sin minutos, se quedó fuera del Mundial y ni ante el Almazán era titular. Con el brasileño en el campo llegó un nuevo gol, esta vez de Antoine Griezmann, pero que fue invalidado por fuera de juego del francés. Insistió el Atlético de Madrid, pero el choque concluyó 0-2. Los de Simeone se piden una ronda nueva de esta Copa que tanto les gusta.