| 29 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Griezmann celebra un gol con el Atlético de Madrid
Griezmann celebra un gol con el Atlético de Madrid

Griezmann no contempla la opción del Athletic

Iñaki Arechabaleta, uno de los candidatos a la presidencia del conjunto vasco, ha deslizado el nombre del francés como futuro fichaje, pero el futuro de Griezmann sigue en el Atleti

| Alberto Sánchez Deportes

En una campaña electoral, sea cual sea su índole (política, deportiva...), las promesas vuelan de un lado a otro sin saber cuáles son reales y cuáles son un simple reclamo para capturar votos que permitan ganar la carrera al candidato en cuestión. Eso está pasando en las últimas semanas en el entorno del Athletic Club.

El club bilbaíno está en plena campaña electoral y en las últimas horas ha salido a la palestra un nombre que ha revolucionado al aficionado: Antoine Griezmann. Y lo cierto es que las miradas de perplejidad han llegado desde todas partes: Bilbao, porque no creen que sea capaz pero podrían albergar esa ilusión; San Sebastián, por el pasado donostiarra del futbolista, y Madrid, porque ningún seguidor colchonero visualiza un Atlético de Madrid sin el francés.

Iñaki Arechabaleta ha sido el encargado de dinamitar la carrera a la presidencia del Athletic. El candidato ha asegurado que tiene un acuerdo con Marcelo Bielsa para que vuelva al banquillo de San Mamés y que el técnico le ha pedido fichajes. Y en esa lista se encuentra Griezmann.

 

¿Realidad o sueño imposible? Más bien parece lo segundo. El delantero galo todavía es propiedad del Barcelona y el próximo curso cumplirá la segunda temporada como cedido en el Atlético de Madrid, equipo que tiene una opción de compra obligatoria. Además, habría que ver si el Athletic dispone del dinero suficiente para pagar su ficha, que no es precisamente baja.

Sea como fuere, el entorno de Griezmann ha descartado esa posibilidad. El futbolista se crió en la cantera de la Real Sociedad, no tiene previsto cambiar de aires y menos aún para irse al máximo rival de los donostiarras.

 

Por lo tanto, su nombre acabará siendo uno de esos tantos que suenan en las campañas electorales sin que lleguen a nada serio. Así que Arechabaleta tendrá que ir a por las otras dos peticiones de Bielsa en el caso de que resulte ganador: Hugo Guillamón y Jon Moncayola.