| 21 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Verstappen te da alas

Nueva victoria del holandés, claro candidato al título, ante la impotencia de Hamilton, que ni le tosió. Sainz fue sexto y Alonso, noveno.

| Miguel Queipo Deportes

Pues Red Bull ya es Mercedes, o al menos se le parece mucho. Max Verstappen, con una actuación de matrícula de honor durante el fin de semana, se impuso arrasando en el Gran Premio de Estiria en la primera de las dos citas consecutivas en Spielberg (Austria) y consolida su primer puesto en el Mundial de pilotos.

Hamilton, impotente ante la pujanza del monoplaza energético, minimizó daños acabando segundo y logrando la vuelta rápida, mientras que su compañero Valtteri Bottas salvó el tercer escalón del podio de manera agónica ante Checo Pérez. Gran carrera de Carlos Sainz, que llevó a su Ferrari hasta la sexta plaza y buenos puntos para el Alpine de Fernando Alonso, noveno.

La carrera no tuvo mucha historia. Los equipos esperaban un fin de semana bajo la lluvia y no cayó ni una gota desde el jueves, así que el circuito de Spielberg, propiedad de Red Bull, iba a ofrecer pocas emociones sin la imprevisibilidad de las tormentas.

Verstappen demostró que es uno con su monoplaza, como Chirrut en Rogue One, y desde que los semáforos se pusieron en verde puso pie a tabla y no tuvo el menor problema en liderar sin problemas toda la carrera, manteniendo a un impotente y cada vez más visiblemente enfadado Hamilton lejos de su alcance. Ni siquiera en la salida tuvo el británico opción de meterle el morro al Holandés Volador, que a sus 23 años se acerca por fin al título mundial.

La emoción de la prueba estuvo, como siempre, en la zona media. Norris, que partía tercero, sucumbió ante las segundas unidades de Mercedes (Bottas) y Red Bull (Pérez), mientras que Alonso se defendía más que sobresalientemente con su Alpine en el primer stint, con neumático blando. Al montar las duras, el monoplaza francés perdió ritmo y eso descolgó al asturiano hasta la novena plaza.

Ese sexto lo heredó un fantástico Carlos Sainz. El madrileño ya había avisado de que tanto él como Leclerc habían sacrificado los entrenamientos y la qualy para evitar problemas de degradación, el mal endémico de los Ferrari, durante la carrera. Y lo lograron. Sexto el español, séptimo el monegasco, remontando numerosas posiciones en carrera y sobreponiéndose a un paso prematuro por boxes el segundo.

Pero en Austria lo que quedó claro es que Mercedes ha comenzado a tener que achicar agua porque el rodillo es ahora de Red Bull, un equipo que ha dominado en circuitos urbanos, de curvas lentas, de curvas rápidas, de curvas medias… Verstappen tiene el Mundial por la mano y solo una recuperación de Mercedes que ahora luce inviable, porque son más notorios sus nervios que su capacidad para sobreponerse a los primeros problemas reales que sufre desde que se inauguró la era híbrida en el campeonato. Y eso fue en 2014…