| 23 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedri, durante el Osasuna - Barcelona.
Pedri, durante el Osasuna - Barcelona.

Raphinha culmina la remontada con uno menos y el Barça se va líder al Mundial

El conjunto azulgrana jugó una hora con uno menos por la expulsión de Robert Lewandowski y fue capaz de remontar y ganar 1-2 a Osasuna para irse al parón como primeros de la Liga Santander.

| Alberto Marrero Deportes

El Barcelona se llevó una victoria in extremis al vencer por 1-2 a Osasuna en El Sadar después de jugar una hora con un jugador menos. David García adelantó a los locales, pero Pedri y Raphinha firmaron los tantos de una temporada que permiten a los de Xavi Hernández marcharse al parón del Mundial de Qatar 2022 como líderes de la Liga Santander. 

Último partido antes del parón del Mundial de Qatar para el conjunto azulgrana. El objetivo sólo era uno: ganar y acabar líderes este primer tramo de la temporada. El pinchazo del Real Madrid ante el Rayo Vallecano abría esa posibilidad al Barça, pero tocaba visitar un campo complicado y un rival que es considerado la gran sensación de este curso.

Xavi Hernández salió con lo mejor que tenía. Ter Stegen defendía el arco y Balde, Christensen, Marcos Alonso y Jordi Alba conformaban la defensa. Busquets, Pedri y De Jong creaban juego en la medular y Lewandowski, Ferran Torres y Dembélé actuaban en el tridente. Piqué, en el banquillo, quién sabe si viviría sus últimos minutos como futbolista profesional, pero acabó expulsado por protestar durante el intermedio.

Jarro de agua fría

Osasuna arrancó el choque calcando el que hizo el Rayo el pasado lunes ante el Real Madrid y le salió redondo desde el principio. La presión alta provocó un error de Busquets que acabó en córner tras los disparos fallidos de Rubén García y Moncayola. En ese saque de esquina llegó el tanto de David García, que se anticipó al capitán culé. Se reclamó falta sobre Marcos Alonso, y podía haberla, pero ni Gil Manzano ni el VAR la consideraron.

La entidad de Pamplona continuó yendo arriba para evitar que el Barcelona saliese cómodamente con el balón y pudieron aumentar las distancias después de que Chimy Ávila no aprovechase otro regalo de Sergio Busquets. Los de Arrasate comenzaron a alternar la presión alta y el repliegue y eso dio alas a un Barça que fue despertando, pero que siempre acababa estrellándose contra el muro rojillo.

Los laterales de Osasuna cerraban bien y los mediocentros se incrustaban con los centrales. Lewandowski disfrutó dos ocasiones, pero pasó a ser noticia porque a la media hora se iba a vestuarios. No se lesionó, sino que fue expulsado estúpidamente por doble amarilla. La primera por agarrar a un rival y la segunda por ir al bulto y darle con el codo en la cara a un David García que estaba imperial y al que Luis Enrique debería llamar para la selección española.

Piqué se retira en el descanso

Ferran Torres se ponía en punta y con un hombre menos el Barcelona no se sentía tan cómodo, pero seguían llegando al área de Osasuna cuando los de Jagoba Arrasate optaban por cerrarse bien atrás. De hecho, el ex del Manchester City vio portería justo antes del intermedio, pero estaba en fuera de juego claro y el linier levantó el banderín para invalidarlo. Gil Manzano señaló el descanso y en el túnel de vestuarios acabó expulsando a Piqué por protestar. El central deja el fútbol y si un día quiere volver tendrá que cumplir ese partido de sanción. Gerard cuelga las botas con polémica, fiel reflejo de lo que ha sido su carrera.

Nada más arrancar el segundo tiempo el Barcelona conseguía igualar la contienda. Un centro de Jordi Alba acabó con el balón muerto en el área. Ahí apareció Pedri para colarla por el único hueco que había en el palo corto. El canario ponía el empate en el luminoso y el partido entraba en una nueva fase en la que Osasuna tenía que ir a por el choque por el simple hecho de tener un futbolista más sobre el verde.

Al Barça le daba igual tener uno menos y seguía buscando ese segundo gol, pero es verdad que había momentos en que Osasuna podía circular el cuero con facilidad por la superioridad numérica. Pudo haberse quedado igualada la cosa, pero Gil Manzano perdonó la segunda amarilla a Lucas Torró pese a las protestas de los culés. A los pocos minutos Arrasate, muy listo, lo retiró del campo.

Pasaban los minutos y no había tantas ocasiones, aunque el Chimy estuvo a punto de hacer uno de los golazos de la temporada. Un centro que se envenenó y que no acabó en gol porque Ter Stegen metió una mano salvadora. Le faltaba chispa a un Barça que se veía cansado al estar con uno menos y Gavi entró por Christensen, retrasando a De Jong al eje de la zaga. Instantes después ingresaron en el verde Raphinha y Ansu Fati por Ferran Torres y Dembélé para dar más frescura arriba.

El Barça se adueñó de ese cántico que dice 'Osasuna nunca se rinde' y en el 85' se encontró con el premio del gol. Un balón que cuelga al área De Jong desde su propio campo y ante la salida de Aitor Raphinha mete la cabeza y la cuela por encima del arquero rojillo. Intentó reaccionar el cuadro local, y mira que lo intentó, pero les fue imposible. Antes del pitido final debutó Chadi Riad en un conjunto azulgrana que se lleva tres puntos que le garantizan irse al parón del Mundial como líderes de la Liga Santander.