| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
López-Aróstegui anotando en el partido ante Alemania.
López-Aróstegui anotando en el partido ante Alemania.

El sueño continúa: una España gigante jugará la final del Europeo ante Francia

El equipo nacional se ha impuesto a la anfitriona Alemania (91-96) con un extraordinario partido global en el que destacaron los 29 puntos de Lorenzo Brown y la defensa de Alberto Díaz.

| Agustín Díaz Deportes

Se agotan los calificativos para contar lo que está haciendo la selección española en el Europeo de baloncesto. El equipo nacional jugará el próximo domingo (20:30 horas) la final contra Francia después de ganar a la anfitriona, Alemania, en un emocionantísimo partido que acabó 91-96. El equipo local llegaba a esta ronda de semifinales como el mejor de todo el torneo, pero los chicos de Scariolo, en una nueva exhibición de juego coral, se han impuesto por no dejar nunca de creer en que era posible la victoria. 

El encuentro fue una auténtica montaña rusa. Salvo el primer cuarto, que fue más equilibrado (24-27), el resto del partido fue un parcial de un equipo contrarrestado con otro del equipo contrario. Alemania vivió, como es lógico, de ese jugador maravilloso llamado Schroder, al que, curiosamente, se le apagó la luz al comienzo del último cuarto cuando Garuba le puso un tapón de los de póster. Pero, mientras estuvo en forma, el base de la NBA fue el auténtico termómetro del encuentro. 

Eso por lado alemán. Por el español, brilló extraordinariamente Lorenzo Brown, que concluyó el partido con 29 puntos y con su habitual talento y serenidad llevó a España hacia una de las victorias más importantes de las últimas épocas del baloncesto nacional. Su dupla con Alberto Díaz al comienzo del tercer cuarto fue el enésimo acierto de Scariolo y la mejor forma de parar a una Alemania que se fue con ventaja al descanso (51-46). 

El peor momento del encuentro para España llegó al final del tercer cuarto cuando Alemania, con Schroder, Obst y Wagner en modo apisonadora, llevó el marcador a la máxima diferencia de cualquiera de los dos equipos en el partido (71-61). Sin embargo, en ese momento critico España se puso a defender y Lorenzo Brown, Alberto Díaz y la fantástica dupla formada por Usman Garuba y Juancho Hernangómez lideraron la reacción.

Schroder se cansó de ser defendido

El esperado empate (77-77) llegó a falta de seis minutos para el final y, a partir de ese momento, España jugó de manera absolutamente sabia. Schroder se cansó de ser defendido y el equipo nacional, con la fantástica mano de Brown y Willy Hernangómez, siguió acumulando ventajas desde la línea del tiro libre. Alemania lo intentó a base de triples, que transformó, pero España, con un mate de Juancho sobre la bocina cerró un maravilloso partido. Otro más. 

El éxito del baloncesto español ya es absoluto, impensable hace solo 15 días, pero ahora ya nadie quiere parar. Francia, que arrolló en la otra semifinal a Polonia (95-54), será nuestro último rival. Está permitido seguir soñando. Con estos chavales, al fin del mundo. Dicen que el domingo (21:00 horas) hay derbi en el Metropolitano. No hagan caso.