| 03 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Grbic se lamenta en el Atlético de Madrid - Rayo Vallecano.
Grbic se lamenta en el Atlético de Madrid - Rayo Vallecano.

Falcao amarga la noche al Atlético al empatar de penalti en el descuento

Los rojiblancos dejan escapar dos puntos después de tener prácticamente el partido ganado por culpa de un penalti que transformó el delantero colombiano en los últimos minutos de choque.

| Alberto Marrero Deportes

El Atlético de Madrid no pasó del 1-1 frente al Rayo Vallecano en el Metropolitano. Los colchoneros tenían el partido ganado, pero un penalti por mano de Giménez en el tiempo añadido concedió la oportunidad a los de la franja roja a igualar el choque. Falcao no falló la pena máxima y aguó la fiesta a su ex equipo, que se veía con una victoria ya que les hubiera permitido meterse de lleno en la lucha por la Liga Santander. 

Hace una semana y media era Rodrigo Riquelme el que llegaba al Metropolitano para amenazar a su equipo y, aunque el Atleti ganó aquella tarde, Rorro era el autor del tanto del Girona. Ahora le tocaba a Sergio Camello, que defendía al Rayo en este derbi madrileño disputado también en San Blas. Y no venía solo, porque también estaba otro killer, el ‘Tigre’ Falcao, quien acabaría haciendo de las suyas. Al canterano le tocaba empezar en el banquillo, junto a Mario Suárez, mientras que el colombiano era titular.

El Cholo Simeone escogió prácticamente a los mismos futbolistas que se trajeron de Bilbao los 3 puntos. Y decimos prácticamente porque si no fuera por esas lesiones constantes que persiguen a los colchoneros desde hace varios años hubieran jugado los mismos. Witsel entraba en el once por Koke y Grbic por Oblak. El resto, los mismos. Nahuel, Savic, Giménez y Reinildo formaban la defensa. Rodrigo de Paul, Kondogbia y Lemar acompañaban al belga y Morata y Antoine Griezmann actuaban en punta.

 

Rodó el balón en el Metropolitano y los primeros minutos fueron muy parejos con muchos pelotazos y posesiones cortas para ambos. Ambos conjuntos presionaban y no dejaban jugar mucho al rival, pero comenzaban a llegar los primeros acercamientos, como un disparo lejano de Isi que atrapó Grbic en dos tiempos o el clásico córner del Atleti del Cholo en el que se peina en el primer palo, en este caso Kondogbia, pero el centrocampista no encontró compañero que rematase tras su prolongación.

Con el paso de los minutos el Atlético fue creciéndose en el partido y en el minuto 20 abrió la lata. Llegó fruto a una presión de Griezmann y Rodrigo de Paul a Fran García. El ‘primo’ de Koke perdió la bola y el francés metió el balón en el área. Ahí esperaba Morata, sin estar en fuera de juego, para de primeras batir a Dimitrievski y desatar la locura en el Metropolitano. Comienza a funcionar la asociación entre Álvaro y El Principito y entre los damnificados está un Joao Félix que comienza a tener ya reservado un sitio en el banquillo.

Lemar, un nuevo caído

Continuó a buen nivel el Atlético, pero ya lo dijimos antes, las lesiones están persiguiendo a los colchoneros como el coyote al correcaminos. Al que le tocaba caer ahora era a Lemar. Otro de los que ha quedado relegado al banquillo, Yannick Carrasco, entraba por el francés para intentar aprovechar los huecos que dejaba Balliu cuando se sumaba al ataque.

El Rayo iba mejorando, pero Griezmann y De Paul continuaban asociándose a las mil maravillas y creando problemas a los de Iraola. El argentino está firmando sus mejores partidos como rojiblanco y el de Macon vuelve a ser el que era ahora que ya ha solucionado su futuro y se ha acabado su destierro de la media hora.

Al segundo acto salieron más enchufados los visitantes y a los pocos minutos Pathé Ciss pudo igualar la contienda con un testarazo que se fue cerca del palo de Grbic. Los del Cholo comenzaron a regalar algo más el balón a los del sur de la capital y el Atlético se sentían cómodos haciéndolo, cosa que no sucedía desde hace tiempo. Eso sí, los contragolpes bien presentes y gracias a ello llegó un córner en el que Morata remató fuera y a la vez reclamaba un penalti por agarrón. Ni cinco segundos se dedicó en el VAR para analizar la acción.

Joao Félix se queda sin jugar

A la hora de juego entraron Correa y Cunha por Morata y Witsel. El público reconoció el partido del ’19’ y le dedicó una calurosa ovación cuando enfilaba el camino al banquillo. Cómo debe ver el Cholo a Joao Félix que ni le da los 30 minutos que antes eran de Griezmann. El partido no se detenía y el recién ingresado en el campo Cunha necesitó dos toques para hacer su primer disparo a portería, aunque se topó con Dimitrievski.

Sergio Camello, que también había entrado en el campo, disfrutó de una ocasión clara. El futbolista formado en La Academia agarró un balón en la frontal del área, gambeteó y se sacó un disparo cruzado desde la media luna que se fue lamiendo el poste. El Rayo metía el miedo en el cuerpo a los colchoneros y más de uno buscaba alguna norma en el reglamento que permitiese meter a Axel Witsel de nuevo en el campo. Y es que las ocasiones de los de Iraola se iban sucediendo, como un mano a mano que marró Falcao ante Grbic.

Como lo de meter a Witsel incurriría en sanción, el Cholo Simeone optaba por meter a Saúl por un Rodrigo de Paul venido a menos en el pivote. Esto significaba que Joao Félix, que había calentado, se quedaba sin jugar de nuevo. Habrá que esperar a Lo que el ojo no ve para ver si esta vez ha hecho algún gesto o ha puesto caritas para mostrar su enfado con el argentino.

El zarpazo de Falcao

Matheus Cunha entró bien al encuentro y fue uno de los que mejor rindió en la línea ofensiva. El brasileño sirvió a Griezmann un balón en los últimos minutos que el francés metió, pero prácticamente una uña le hacía estar en fuera de juego y se invalidó el tanto.

 

Los últimos minutos fueron frenéticos. El Rayo intentó por todos los medios empatar metiendo a todos los jugadores posibles y de una de ellas sacó petróleo con un penalti por una mano de Giménez que tuvo que señalarse desde el VAR. Falcao asumió la responsabilidad y el Tigre, que tantos goles anotó con la zamarra colchonera, fue el que amargó la fiesta a los del Cholo Simeone en el tiempo de descuento y evitó que los rojiblancos se llevaran los tres puntos.