| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Borja Garcés, con la camiseta del Leganés.
Borja Garcés, con la camiseta del Leganés.

El futbolista que prefirió irse a la boda de su hermano a jugar con el Leganés

Borja Garcés, canterano del Atlético de Madrid cedido en el club pepinero, se vio obligado a pedir perdón después de que su entrenador dijera que no volvería a jugar más por indisciplina.

| Agustín Díaz Deportes

Hace tres años, el nombre de Borja Garcés apareció en los medios de comunicación. Simeone le dio 20 minutos para intentar remontar un partido liguero ante el Eibar y el canterano del Atlético de Madrid se convirtió, con su gol, en el tercer debutante más joven en la historia del club rojiblanco en marcar en Primera División, al acertar de cara a portería con solo 19 años y 40 días. De hecho, parte de la hinchada atlética se apoderó de su nombre al reivindicar su valía respecto a fichajes con más nombre. "Más Borja Garcés, menos Morata", fue el grito de bienvenida al exjugador del Real Madrid y del Chelsea. 

Tres años después, todos volvemos a saber donde juega esta temporada Borja Garcés. Después de una campaña regular en el Fuenlabrada, este año fue cedido al Leganés, que busca su regreso a la máxima categoría del fútbol español. Para ello, se contó con Asier Garitano, el hombre-milagro que llevó al club pepinero a lo más alto de su historia, pero que fracasó en sus aventuras en la Real Sociedad y en el Alavés. 


El comienzo de la temporada no ha sido nada positivo para el Leganés, que es vigésimo en la tabla, muy lejos de los puestos que se preveían lógicos para un recién descendido. En el partido del pasado sábado, nueva derrota ante el Tenerife (1-2), Asier Garitano afirmó, en rueda de prensa, que Borja Garcés no volvería a vestir la camiseta del Leganés mientras él fuera su entrenador. 

El motivo había que buscarlo en que el delantero atlético había viajado a Melilla para asistir a la boda de su hermano. Lo había hecho sin permiso del club, aunque se había comprometido a estar de regreso a tiempo de poder disputar un partido que, como no podía ser de otra manera, no jugó.
 

 



Después del revuelo que se formó, Garcés se ha visto obligado en pedir disculpas por el acto de "indisciplina" que cometió. Ahora habrá que esperar a ver cuál es la reacción de Garitano y, también, saber cuál es su futuro, porque una nueva derrota podría acarrear su destitución y el camino se liberaría para un Borja Garcés que solo ha disputado 300 minutos con su equipo en lo que va de liga.