| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rafa Nadal, en la rueda de prensa con el trofeo del Open de Australia.
Rafa Nadal, en la rueda de prensa con el trofeo del Open de Australia.

Dimite el vicepresidente de la Fundación Barça tras criticar a Rafa Nadal

Alfons Godall, que ya fue miembro de la junta del club en el primer mandato de Laporta, escribió en Twitter que Nadal "representa al estado enemigo" y que le daba "angustia".

| Agustín Díaz Deportes

Aunque es complicado encontrar razones para hacerlo, a todo el mundo no le puede gustar Rafa Nadal. No es una obligación, en absoluto, que el mejor deportista de la historia de España caiga bien a todo el mundo y el primero que así lo entiende es el propio tenista balear. En todo caso, hay gente, por increíble que parezca, que critica al mallorquín. Y está en su derecho, aunque las formas no sean las mejores, y está en su obligación de hacer frente a las consecuencias de hacerlo. Eso, más o menos, es lo que ha pasado con Alfons Godall, vicepresidente de la Fundación Barça, que ha dimitido de su cargo por lo que escribió sobre Nadal. 

Godall, compañero de juventud y de junta directiva de Joan Laporta tanto ahora como en su primer mandato al frente del Fútbol Club Barcelona, nunca se ha caracterizado por la discreción. Hace años se ocupó de dar gasolina a aquellos que pensaban que la Federación Española de Fútbol, entonces presidida por Ángel María Villar, maquinaba para que los éxitos del club blaugrana fueran aún más numerosos de los provocados por la ya excelsa categoría de su plantilla. 

 


Tiempo después, su locuacidad le ha vuelto a jugar una mala pasada. Todo sucedió justo después de que Rafa Nadal venciera de manera épica la final del Open de Australia frente al ruso Daniil Medvedev en cinco sets, remontando en los tres últimos y tras más de cinco horas en la pista.

A Godall no se le ocurrió otra cosa que escribir en su Twitter el siguiente mensaje en catalán: "El Rafael Navidad m’ha fet angúnia des del primer dia. El tinc al mateix sac que la roja, el RM, Alonso i tot el que representi l’estat enemic". Traducido, sería algo así como: "Rafael Navidad (Nadal significa Navidad en catalán)  me ha producido angustia desde el primer día. Lo tengo en el mismo saco que la Roja, el Real Madrid, Alonso y todo lo que represente al estado enemig0". 

 


Las críticas arreciaron contra el dirigente barcelonista, un hombre de marcadísimo ímpetu independentista, que horas más tarde se ha visto obligado a dimitir aduciendo presiones por parte de algunos medios de comunicación y de empresas, quién sabe, si alguna de las que patrocina la propia Fundación Barça. «El tuit con mi opinión sobre un personaje famoso y su perfil puede perjudicar a la Fundación Barça por la presión de algunas empresas y medios. No quiero costar ni un céntimo al Barça ni renunciar a la libertad de expresión. En consecuencia, renuncio al cargo», escribió Godall en su cuenta de Twitter.

 


En plena compulsión tuitera, Alfons Godall siguió escribiendo y se despidió con el siguiente mensaje: "Per una sèrie de raons, avui dormiré ben pla! Bona nit a tothom i Visca el Barça i Visca Catalunya lliure!" ("Por una serie de razones, hoy dormiré bien. Buenas noches a todos. Viva el Barça y viva Cataluña libre").