| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Trejo intenta zafarse de la presión de varios jugadores azulgranas
Trejo intenta zafarse de la presión de varios jugadores azulgranas

El nuevo Barça no pasa del empate ante el Rayo Vallecano

El equipo de Xavi Hernández no puede con el ordenado conjunto madrileño y tropieza en el partido inaugural. Dos goles anulados al Barça y uno al Rayo. Busquets, expulsado (0-0)

| Adrián A. García Deportes

El nuevo Barcelona no ha podido con el Rayo Vallecano en el estreno de LaLiga 2022-23. El equipo de Xavi Hernández fue incapaz de superar a un ordenado conjunto madrileño y aunque tuvo varias ocasiones, e incluso dos goles anulados, vio cómo volaban los primeros puntos del Camp Nou. Además, Busquets acabó expulsado (0-0).

El inicio del partido no fue tan fulgurante como el del Trofeo Joan Gamper. El Barça salió a controlar el balón y a esperar los espacios ante un buen Rayo Vallecano. El equipo de Andoni Iraola no se amilanó y fue a buscar a su rival a su campo en lugar de esperarlo cerca de su área, dificultando la salida desde atrás.

Los de Xavi Hernández encontraban el camino a la portería vallecana por las bandas, con Dembélé y Raphinha especialmente activos. La primera ocasión que tuvo Lewandowski fue para dentro, pero el tanto fue anulado por fuera de juego. En el minuto 20, el ex del Leeds gozó de una buena posición en la frontal para abrir el marcador tras un pase de Dembélé, pero su disparo con rosca se marchó arriba.

Tras la pausa para la hidratación, el Barça empezó a jugar más tiempo en territorio madrileño, aunque las ocasiones siguieron sin ser muy claras. Un tiro duro de Dembélé que atajó Dimitrievski o un disparo desde la frontal de Pedri que se fue por muy poco fueron las más destacadas. En cambio, el Rayo sí tuvo una oportunidad manifiesta para marcharse al descanso por delante en el marcador. En el tiempo añadido, Álvaro García llevó una contra rápida, mandó al suelo a Araujo con un certero recorte y se plantó ante Ter Stegen, pero el meta alemán achicó el espacio a las mil maravillas para impedir el gol.

 

El guion apenas varió en la segunda mitad, aunque el primero en crear peligro fue el Rayo en una acción de Sergio Camello que no fue gol por muy poco. Viendo que su equipo no acababa de carburar, Xavi movió el banquillo en el 60 e introdujo a Frenkie de Jong, Ansu Fati y Sergi Roberto por Gavi, Christensen y Raphinha. Al igual que en el Joan Gamper, el neerlandés dejó buenos minutos cuando los rumores sobre su salida aumentan.

El empuje del Barça llevaba al Rayo a jugar cada vez más cerca de Dimitrievski y fue entonces cuando el portero macedonio tuvo que emplearse a fondo, primero ante un disparo de Ansu Fati y después a uno lejano de Busquets. 

Después de que Lewandowski rozara el gol con un potente zurdazo, el técnico local se fue con todo a por la victoria y sentó a Jordi Alba para dar entrada a Aubameyang. Los blaugranas pasaron a jugar con línea de tres atrás y cargaron el área rival. En la primera acción de ataque, Catena salvó bajo palos el gol del delantero gabonés. Posteriormente, Kessie encontró el camino a la red, pero el tanto fue anulado por fuera de juego. Igual que el gol de Falcao en el añadido que le pudo haber dado la victoria a su equipo. Por cierto, en ese momento ya no estaba sobre el terreno de juego Busquets, expulsado por un codazo sobre el colombiano. Pocas buenas noticias para Xavi en el estreno liguero.