| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Dembelé disputa un balón con un jugador del Linares.
Dembelé disputa un balón con un jugador del Linares.

El Barça arregla en diez minutos el susto de la Copa del Rey en Linares

El equipo de Xavi Hernández remonta en la segunda parte (1-2) gracias a los goles de Dembelé y Jutglá, en un partido en el que volvió de manera oficial Dani Alves.

| Agustín Díaz Deportes

El Fútbol Club Barcelona se ha clasificado para los cuartos de final de la Copa del Rey después de imponerse al Linares, de la Primera RFEF, por 1-2, al remontar en la segunda parte. La primera parte del partido disputado en el Municipal de Linarejos fue de lo peor que hasta ahora se ha visto al Barça de Xavi Hernández. La única noticia positiva fue el redebut oficial en el equipo de un mito como Dani Alves que, a sus 38 años, ha regresado al lateral derecho. Y el brasileño, como el resto del equipo, solo estuvo gris. 

De hecho, en ese primer periodo fue bastante mejor el equipo que milita en lo que antes era la Segunda División B. El Barcelona naufragaba y carecía de tensión. Únicamente sobrevivió gracias al interés de jugadores como Nico o el uruguayo Araujo, que tuvo que retirarse en el descanso con molestias físicas. 

El único tanto de la primera parte fue obra del Linares y llegó en el minuto 18 gracias a un buen cabezazo de Hugo Díaz, que solo hizo que testimoniar la endeblez defensiva del Barcelona. El gol hacía justicia, pero sobre todo ponía vergüenza a la actitud de un Barça lleno de suplentes que tampoco parecían tomarse demasiado en serio el partido. 

Es de suponer el cabreo con el que Xavi Hernández se metería al vestuario en Linarejos. El exinternacional español hizo lo que debía e introdujo en el campo a dos teóricos titulares, Frenkie de Jong, que después se lesionó y el controvertido Dembelé. Y el concurso de este último fue definitivo para que el Barcelona pudiera rematar el encuentro y certificar su clasificación. 


El cambio de actitud se vio enseguida y en el minuto 63, Dembelé marcó para igualar un encuentro que estaba tomando muy mala pinta para el cuadro de Xavi Hernández. El gol supuso un gran alivio para los culés, que vieron como solo seis minutos después, Jutglá culminaba la remontada con un estupendo disparo, aunque antes se le anuló un gol al Linares, que también mandó un balón al palo. 

En los 20 minutos que quedaban, el Barcelona pudo marcar algún que otro gol más, pero los delanteros blaugrana no supieron materializar la superioridad. El Linares, pese a no perder la cara jamás al partido, no logró hacer lo suficiente para ponerle algo más de emoción al encuentro.