| 01 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Rafa Nadal, atendido por el fisioterapeuta durante su partido con McDonald.
Rafa Nadal, atendido por el fisioterapeuta durante su partido con McDonald.

Las lágrimas de Mery Perelló ante la derrota del lesionado Nadal en Australia

El tenista español deja Melbourne después de perder ante el modesto estadounidense Mackenzie McDonald por 6-4, 6-4 y 7-5, aquejado de unas terribles dolencias en la cadera y en el pubis.

| Agustín Díaz Deportes

El cuerpo no para de mandarle señales a Rafa Nadal. El mejor tenista español de la historia ya no jugará más en el Open de Australia de este año después de ser derrotado por el estadounidense Mackenzie McDonald, número 65 de la clasificación ATP, por 6-4, 6-4 y 7-5, en un partido marcado por las terribles dolencias sufridas por Nadal en su cadera y en su pubis. 

El encuentro había comenzado con dominio de McDonald y con un Rafa Nadal que no estaba cómodo en la pista y que acabó cediendo la primera manga por un ajustado 6-4. Sin embargo, en el segundo set llegó la situación que nadie quería. El balear sufrió un percance en la zona de la cadera y se giró a su banquillo con evidentes signos de dolor. Se le pudo leer en los labios la palabra "pubis" y rápidamente pidió la asistencia médica, que llegó, pero no pudo hacer demasiado por evitar las terribles molestias. 

 

Como bien es sabido, cualquier otro jugador se hubiera retirado en ese mismo momento, pero Nadal continuó hasta que concluyó el encuentro dos horas y media después de haber comenzado. Los dos últimos parciales también fueron para McDonald, que ya está en la tercera ronda del torneo. 

A la conclusión del encuentro, el palco de Rafa Nadal era un poema con su mujer, Mery Perelló, incluso, con lágrimas en los ojos, después de asistir a un episodio más del deterioro físico del tenista balear. 

Con 36 años ya cumplidos y sin posibilidad de defender los puntos que ganó por ser campeón el año pasado en Australia, Nadal verá ahora cómo desciende en la clasificación de la ATP, en la que, como mucho, ocupará la sexta posición cuando aparezca la nueva lista actualizada. Dependiendo de la gravedad de la lesión, el balear tendrá que ver ahora si puede jugar, o no, en los próximos torneos en los que está inscrito: Doha, Dubái e Indian Wells, donde el año pasado fue finalista. 

"No puedo decir que no estoy mentalmente destrozado"

En la rueda de prensa posterior al encuentro, Nadal se mostró absolutamente hundido. "No puedo decir que no estoy mentalmente destrozado porque estaría mintiendo", comenzó diciendo el tenista español. Sobre su lesión, el balear reconoció que "había notado algo en los días previos, pero nada como hoy. Tengo un histórico de problemas en la cadera que me han obligado a hacer tratamientos en el pasado. Es difícil decir lo que tengo exactamente hasta que no me haya hecho la resonancia. No sé si el problema es en el músculo o si es en el cartílago", acertó a decir un Nadal completamente hundido por una nueva lesión.