| 20 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El extraño acuerdo entre Nike y Barça: sin contrato desde 2016

Según EFE, la marca estadounidense y el club firmaron un precontrato ese año ante la insistencia de los azulgranas de recibir dinero cuanto antes para diversos proyectos de Bartomeu.

| Julen Izquierdo Deportes

Desde que comenzase a vestir al FC Barcelona en 1998, la relación entre Nike y el club ha sido fabulosa y casi no podemos imaginar ya una camiseta azulgrana sin el famoso logo de la marca estadounidense a la altura del pectoral derecho. 

No obstante, ambas partes llevan unos años con la mosca detrás de la oreja porque en 2016 renovaron su acuerdo (aunque finalizaba en 2018), pero todavía no han llegado a firmar un contrato. El tema es el siguiente: ese año Bartomeu necesitaba dinero de manera casi inmediata para cumplir diferentes objetivos de su junta y Nike le hizo el favor de firmar un precontrato.

Además de seguir vistiendo la camiseta azulgrana, las indumentarias suplentes y las de entrenamiento, Nike también se aseguró derechos de asociación y uso de la marca Barça, y derechos publicitarios y de 'hospitality'.

De esta manera, el Barça y Nike pactaron que el contrato definitivo, más detallado, se firmaría dos años más tarde, cuando expirara el anterior. A través de dicho acuerdo, el club se embolsaba 105 millones de euros fijos al año, llegando hasta los 155 en función de diferentes variables. 

No obstante, venció el plazo fijado y, llegado el momento, no fueron capaces de detallarlo por algunas diferencias entre las partes. Casi dos años estuvieron hablando hasta que, cuando parecía que todo estaba bien cerrado, llegó el coronavirus y Nike no se atrevió a formalizar nada, sobre todo cuando Bartomeu atravesaba un momento delicadísimo en el Barça. 

Tanto FC Barcelona como Nike se concentraron entonces en sortear los respectivos obstáculos que el COVID-19 había puesto en sus caminos, que eran muchos. Ahora, con la llegada de Joan Laporta, las negociaciones se han reanudado, aunque los estadounidenses parece que no quieren salir de ese precontrato que mantienen desde 2016 por la flexibilidad que este otorga y, además, consideran que lo que pagan al club está muy por encima de lo que se demanda en el mercado hoy. 

Ahora mismo, las relaciones entre Barça y Nike, según publica EFE, no son nada buenas. Veremos cómo acaba esto.