25 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Griezmann cerró otro lamentable partido con el Barcelona, en esta ocasión, ante el Eibar.

Ni una buena noticia para el Barcelona en el cierre de su "annus horribilis"

Cualquier aficionado culé querrá olvidar cuanto antes el año que mañana acaba y que para el Barça concluyó con un empate ante el Eibar y la derrota en la Champions de balonmano.

| Agustín Díaz Deportes

El año que termina mañana ha sido horrible para muchísima gente, se podía decir, incluso, que para todo el mundo. La pandemia nos ha asolado desde el pasado mes de marzo y ha dejado tras de sí, sigue haciéndolo, un inmenso caudal de muertes. Un "annus horribilis" como no conocíamos en este mundo en ausencia de guerras. 

A nivel deportivo, también ha sido un año horrible para el Fútbol Club Barcelona. Desde su dimisión al frente de la Liga después del confinamiento, hasta la humillante eliminación de la Champions con aquel imborrable 2-8 ante el Bayern, pasando por el famoso burofax de Messi o la malísima situación actual en la Liga. Quizá la única buena noticia fuera la dimisión de Bartomeu como presidente, aunque el vacío de poder hasta las elecciones de dentro de un mes también está castigando sobremanera al club. 

El equipo de Koeman vio reflejado toda esa dinámica negativa en el último partido del año para ellos. Ayer, ante el Eibar en el Nou Camp, no fue capaz de pasar del empate a 1, y gracias, porque el conjunto armero fue por delante en el marcador durante unos minutos de la segunda parte. 


Con Messi en la grada, recién llegado de Argentina y con más días de permiso por una "extraña" dolencia en el tobillo, con un penalti fallado en la primera parte, con Griezmann desaparecido un partido más y con Coutinho con una posible lesión en el menisco, todo fue un desastre en Can Barça; el mismo de todo el año, por otra parte. 

Ya lo había hecho, pero ahora ya se puede afirmar categóricamente que el Barça no tiene ninguna opción de pelear por la Liga. Y, cuidado, que como se siga despistando, tendrá hasta complicado entrar entre los cuatro primeros y así clasificarse para la próxima Champions. En este momento, el conjunto blaugrana tiene 7 puntos menos que el Real Madrid y el Atlético y, además, el equipo de Simeone, ha jugado dos partidos menos. Un desastre total. Y con el PSG de Neymar esperando en febrero para seguir haciendo sangre con el Barça en Europa. 


Dura derrota en balonmano

Pero es que el de ayer fue un día trágico para el Barça, también como club. El equipo de balonmano perdió la final de la Champions en Alemania ante el Kiel y no pudo conseguir su décimo entorchado continental. El equipo entrenado por Xavi Pascual cedió 33-28 y, lo que es más increíble, perdió su único partido del año, el más importante, sin duda, después de haber sumado 39 victorias por ninguna derrota.