| 28 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Messi, a la derecha de la imagen, celebra uno de sus tres goles ante Bolivia
Messi, a la derecha de la imagen, celebra uno de sus tres goles ante Bolivia

Messi agranda su leyenda y supera un nuevo récord

El astro argentino se salió ante Bolivia con un 'hat-trick' y superó a Pelé como el máximo goleador de una selección sudamericana. Actualmente suma 79 tantos en 154 partidos

| Alberto Sánchez Deportes

Leo Messi sigue haciendo historia. En la madrugada del jueves al viernes, el futbolista del París Saint Germain superó uno de los records que le quedaban pendientes. Después de pulverizar todos los registros en el Barcelona y en la liga española, ahora le ha tocado hacerlo con uno de la zona sudamericana.

Messi se ha convertido esta noche en el máximo goleador de una selección sudamericana. El astro rosarino ha superado los números de Pelé (77 goles con Brasil) gracias a su 'hat-trick' ante Bolivia en la fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022. Con el primero igualó al brasileño, con los dos siguientes abrió brecha en el ránking. El contador actual de Messi es de 79 tantos en 154 partidos con la albiceleste.

El duelo ante Bolivia significaba el reencuentro de Argentina con su afición después de conquistar la Copa América. La fiesta en las gradas se trasladó al césped con un Messi extramotivado que lideró a los de Scaloni desde el pitido inicial. A los 13 minutos, el gran capitán abrió la cuenta con un soberbio gol marca de la casa que le permitió igualar el récord de 'O Rei'. 

 

Tras el descanso llegaron dos tantos más. El primero, en el minuto 64 con un disparo con la derecha desde dentro del área después de una jugada combinativa. Ahí ya adelantó a Pelé en la clasificación de goleadores históricos. El tercero llegó en los instantes finales y sirvió para rubricar el triunfo de Argentina por 3 a 0, además de permitirle distanciarse del brasileño.

 

El partido finalizó y la fiesta se volvió más intensa. Messi, emocionado, no pudo contener las lágrimas al dirigirse a los medios de comunicación, como tampoco pudo hacerlo cuando apareció la Copa América y por fin llegó el momento de compartirla con la hinchada argentina. Lágrimas de campeón, lágrimas del máximo goleador histórico de una selección sudamericana. Y el contador todavía seguirá aumentando...