| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Gerard Piqué tras un partido con el Barça.
Gerard Piqué tras un partido con el Barça.

Llegó el día de Piqué: pone fin a una carrera plagada de éxitos...y de polémicas

El central del Barça vivirá su último partido como futbolista en el Camp Nou después de una trayectoria que ha estado marcada por los títulos que ha ganado y las controversias que ha creado.

| Alberto Marrero Deportes

Llegó el día. Llegó ese día con el que ningún futbolista sueña y que nunca quieren anunciar. Llegó el día de Gerard Piqué. El pasado jueves el central del Barça anunció, inesperadamente, que colgaba las botas antes del Mundial de Qatar 2022 y que disputaría su último encuentro como jugador del club azulgrana, el que equipo de su corazón y al que ha defendido durante los últimos 15 años. Los aficionados culés le brindarán un homenaje bastante emotivo para agradecer las grandes temporadas que ha vivido en Can Barça.

Nadie puede dudar de la gran carrera deportiva que ha vivido Gerard Piqué. El central catalán es considerado uno de los mejores defensas de la historia y en el Barça formó una pareja inolvidable con Carles Puyol, como en la selección española lo hizo con Sergio Ramos. Por desgracia para él, los últimos años no han sido fáciles tras los fracasos del Barcelona en Europa y sus actuaciones habían sido criticadas, aumentándose considerablemente en los últimos meses.

Formado en La Masía junto a una generación de futbolistas en la que estaba Messi y Fábregas, Gerard Piqué optó por marcharse al Manchester United. Allí debuto con el primer equipo de los red devils en 2004 y, tras un curso cedido en el Real Zaragoza, volvió a Inglaterra, donde logró ganar una Premier League y la Champions League. Ya en 2008 regresó al Barcelona y allí ha pasado el resto de su carrera ofreciendo un nivel altísimo que también daba con la Selección.

Con la entidad azulgrana logró levantar nada más y nada menos que siete Copas del Rey, ocho Ligas, tres Champions League, tres Supercopas de Europa, seis de España y tres Mundiales de Clubes. Un palmarés envidiable, que se suma a distinciones individuales al aparecer en equipos ideales de la UEFA, de la FIFA, de la Champions o de la Eurocopa.

Con la selección española logró en 2010 el título con el que cualquier futbolista sueña: el Mundial. En 2012 sumó a su vitrina personal la Eurocopa en ese ciclo glorioso de España en el que encadenó tres grandes títulos consecutivos. Él no estuvo en la de 2008, pero después fue indispensable para Vicente del Bosque hasta que decidió dejarla.

Las sombras de su carrera

Todos estas luces en su carrera chocan de frente con las polémicas que ha protagonizado en los últimos años, por los que se ha ganado bastantes enemigos, no como figuras de su misma generación como Fernando Torres, Iniesta o Iker Casillas. Gerard Piqué nunca se ha mordido la lengua y como reconoció en varias entrevistas, sus provocaciones formaban parte del show que gira alrededor del fútbol.

Durante estos años fueron famosas sus críticas hacia el Real Madrid, ya fuera por temas arbitrales o deportivos. También tuvo un encontronazo que cruzó todas las fronteras con Álvaro Arbeloa. "No es mi amigo, es un conocido. Un cono-cido", respondió haciendo hincapié en esa palabra "cono", que era como muchos antimadridistas llamaban al lateral derecho nacido en Salamanca.

Con el Espanyol también tuvo sus más y sus menos. La afición del cuadro periquito entonaba cánticos ofensivos hacia Gerard Piqué y él respondía ridiculizando al club blanquiazul siempre que pudo. Como cuando fue al programa de televisión de La Resistencia y aseguró que tenía más patrimonio que el presupuesto del otro gran equipo de la Ciudad Condal.

Junto a las polémicas con el Real Madrid, las que han acompañado a Piqué a lo largo de su carrera han sido las de la selección española. Siempre ha sido muy ambiguo en sus declaraciones y nunca se ha manifestado en contra o a favor del independentismo. Algunos gestos cuando sonaba el himno nacional o el taparse la bandera de las medias han sido el foco de muchos debates que tenían fijado su punto de mira en el central culé. Tampoco hay que olvidar que escupió a Pedro Cortés, delegado del combinado español, durante la celebración del Mundial en 2010. 

Tampoco se ha librado de generar controversia en su club y en su vida privada. Ahora por último está viviendo una etapa en la que, tras la ruptura con Shakira, la prensa del corazón le persigue, que se suma a su rendimiento. Pero antes de ello llamó la atención cuando llegó a un partido en una bicicleta eléctrica, cuando le ha parado la Guardia Urbana mientras circulaba con su vehículo, sus respuestas a periodistas y medios de comunicación o su falta de concentración por centrarse en sus negocios fuera del fútbol.