| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Isco, atendiendo las instrucciones de Sampaoli en un partido reciente del Sevilla.
Isco, atendiendo las instrucciones de Sampaoli en un partido reciente del Sevilla.

Isco le dura cuatro meses al Sevilla y Lopetegui ya le espera en la Premier

El exjugador del Real Madrid abandona el Sánchez Pizjuán después de su bronca con Monchi y su destino podría estar en el Wolverhampton inglés, que entrega su gran valedor.

| Agustín Díaz Deportes

De fiasco absoluto se puede calificar la brevísima trayectoria de Isco Alarcón en el Sevilla. En este momento, el agente del futbolista y el club hispalense están acordando la rescisión del contrato que unía a las dos partes por la presente temporada y la siguiente. El jugador malagueño ya es historia de un club al que llegó en los últimos días del pasado mercado de verano para satisfacer una de las demandas de Julen Lopetegui, que ya lleva semanas fuera de la institución del barrio de Nervión. 

En total, Isco ha jugado 19 partidos con la camiseta del Sevilla, 16 de ellos de titular y la mayoría de ellos con presencia bastante residual. Tanta, que el club ocupa posiciones de descenso a la espera de que la competición liguera se reanude la próxima semana después de la disputa del Mundial. Lo único positivo para el Sevilla es que no realizó una gran inversión para contar con aquel centrocampista ofensivo de 30 años que disputó nueve temporadas, irregulares la mayoría, con la camiseta del Real Madrid. Con el club blanco había finalizado contrato, por lo que no hubo que pagar traspaso y tampoco los emolumentos firmados con el jugador eran demasiado elevados. 

Isco empezó a dejar de pertenecer al Sevilla el día que se consumó la esperada destitución de Julen Lopetegui, su gran, y prácticamente único, valedor. La llegada de Jorge Sampaoli, un técnico obsesionado con el despliegue físico, iba a contraestilo con el jugador malagueño, que fue viendo cómo su peso disminuía en los últimos encuentros. Si hay que buscar un momento definitorio para el comienzo del fin de esta relación podría estar en el choque del Sevilla frente al Rayo, cuando Isco vio la quinta amarilla, que le impedía jugar contra el Betis, sin hacer ningún esfuerzo en evitarla. 

Además, en uno de los entrenamientos celebrados mientras el mundo del fútbol andaba pendiente del Mundial de Catar, Isco y el todopoderoso Monchi protagonizaron una intensa bronca, que suponía el despido de facto del internacional español. 

Sampaoli: "No ha estado como el resto de los jugadores"

Antes de conocerse que el malagueño abandonaría la disciplina sevillista, Sampaoli valoró su situación en el equipo. "Es una situación que no me involucra a mí. Mi función como entrenador es ver qué jugadores tengo disponibles y trabajar con ellos. Isco tiene una capacidad bien marcada por su carrera. La decisión de quien se queda o quien se va es una cuestión de club, no del entrenador. Yo me encasillo en los jugadores que tengo y que lleguen de la mejor manera. Isco no ha jugado en los amistosos porque en los últimos tiempos no ha estado como el resto de los jugadores". 

El futuro de Isco Alarcón es ahora una incógnita, aunque tendría todo el sentido del mundo que Lopetegui le reclutara para su nuevo proyecto, el Wolverhampton, que regresa a la Premier el próximo lunes en el mítico Boxing Day. La duda estará en saber si el malagueño está físicamente para soportar los embates de cualquier partido de la Premier League.