| 15 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Novak Djokovic, entrenando en Melbourne.
Novak Djokovic, entrenando en Melbourne.

Novak Djokovic, más cerca de la expulsión de Australia: le cancelan el visado

A tres días para que empiece el primer grand slam de la temporada, se esfuman las opciones de que el serbio defienda el título porque el Gobierno australiano ha movido ficha en su contra.

| Agustín Díaz Deportes

Nuevo capítulo en el sainete protagonizado por Novak Djokovic en Australia, aunque este tiene mucha pinta de ser el comienzo del final. El ministro de Inmigración del Gobierno de aquel país, Alex Hawke, hizo público en un comunicado la decisión de cancelar el visado por el que el tenista serbio podía permanecer en territorio oceánico. 

"Hoy he ejercido mi autoridad adscrita a la sección 133C (3) del Acta de Inmigración para cancelar la visa a Novak Djokovic, por motivos de salud y buen orden, basándome en el interés público", se puede leer en el acta oficial, donde se asegura que "antes de tomar esta decisión examiné cuidadosamente la información que me proporcionó el Departamento del Interior, la Fuerza Fronteriza Australiana y el señor Djokovic. El Gobierno de Scott Morrison está firmemente comprometido a proteger las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia de COVID-19". 

Ya solo queda, por tanto, un paso para que la deportación de Djokovic de suelo australiano sea una realidad. Y es que, a buen seguro, los abogados del serbio habrán formalizado un recurso para que se puede celebrar un juicio rápido antes del domingo, ya que el Open de Australia, en el que Nole es cabeza de serie número uno, comienza a disputarse este lunes. 

En todo caso, Novak Djokovic se expone a que su deportación de Australia no solo sirva para este año, si que acarrearía una durísima sanción de tres años sin pisar ese país, por lo que solo podría volver a jugar en territorio oceánico cuando haya cumplido los 37 años. 

Djokovic, que no se ha vacunado contra el COVID, llegó a Australia el miércoles de la semana pasada con la firme intención de disputar el primer grand slam de la temporada, cuya organización había garantizado su participación. Pero la "exención médica" con la que llegó no convenció al Gobierno australiano que le retuvo, primero, en el aeropuerto y después en un hotel. La decisión de la Justicia fue favorable al tenista, que quedó en libertad, pero las constantes contradicciones en las que ha caído para defender su posición han favorecido la decisión del Gobierno de cancelar su visado. Se supone que su permanencia en suelo australiano es solo cuestión de horas