| 14 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Koke y Molina, disputando el balón con un futbolista del Bayer.
Koke y Molina, disputando el balón con un futbolista del Bayer.

El Atlético se complica la vida en Alemania tras perder en Leverkusen

El equipo rojiblanco cae ante el Bayer (2-0) en tres minutos finales para olvidar después de un encuentro equilibrado en el que el conjunto de Simeone apenas inquietó la portería germana.

| Agustín Díaz Deportes

El plan de Simeone duró hasta el minuto 83. El plan, por cierto, que hemos visto tantas veces en el equipo colchonero desde que le entrena el técnico argentino. El asunto suele consistir en contemporizar durante toda la primera parte por aquello de cansar al equipo rival, para en la segunda empezar a tocar el balón con algunos de tus mejores jugadores. Pero esta vez, en Alemania ante el Bayer Leverkusen el plan saltó por los aires en unos 10 minutos finales para olvidar. 

Salió el Atlético con un equipo extraño. Ya desde la portería, con Grbic por el lesionado Oblak. Con Felipe, que debutaba en la actual temporada, de libre, Witsel de central por el lado derecho, Hermoso en el otro flanco y Reinildo de carrilero zurdo. Además, Saúl en el centro del campo. Extraño era poco. Y, efectivamente, en la primera parte no pasó absolutamente nada, salvo un posible penalti por mano que el Atlético reclamó pero el árbitro inglés Oliver no señalo. Lo intentó siempre Joao Félix que, con tres o cuatro cosillas, fue el más destacado del equipo, pero muy poco más. 

Todo sucedió en la segunda parte. De Paul entró por Saúl y el argentino puso algo más que el insulso canterano, que no tenía demasiado mérito. En el minuto 50, para demostrar que el partido había cambiado por completo, la Virgen se le apareció al Atleti cuando, consecutivamente, Schick y Hlozek, enviaron sendos balones a los palos al aprovechar un error grosero de Felipe

Recuperado del susto, a Simeone le dio ese ataque de técnico ofensivo que suele tener últimamente y que, curiosamente, tampoco le da demasiados buenos resultados. Quitó a los carrileros, Reinildo y un insustancial Nahuel Molina, y sacó a Griezmann, también en Europa en el minuto 60, y a Carrasco. Los siguientes fueron los mejores minutos del Atleti, diez escasos, tampoco se vayan a creer. El equipo tocó y tocó y llegó a encerrar al Leverkusen en su propia área, pero, salvo con un buen disparo de De Paul que sacó el meta Radezcky, el acoso tampoco fue para demasiado. 

Se fueron Joao Félix y Morata y aparecieron en el campo Correa y Cunha. Witsel tuvo el único error en lo que va de temporada y Felipe salvó lo que ya se cantaba como gol de Patrick Schick, pero tampoco fue. 

Parecía que no iban a pasar demasiadas cosas en los diez minutos que quedaban de partido y ahí llegó el descalabro rojiblanco. Primero, en el minuto 84, con un disparo de Andrich desde dentro del área ante el que nada pudo hacer Grbic y solo tres minutos después, con un remate a bocajarro de Diaby, que dejó sentenciado el encuentro. 

En el otro partido del grupo, el sorprendente Brujas, que ya ganó en la jornada inaugural al Bayer, se paseó en Oporto (0-4). El próximo encuentro para el Atlético será el 4 de octubre, precisamente, en el campo del Brujas belga.