| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Richard Carapaz
Richard Carapaz

Carapaz gana el oro olímpico en una jornada nefasta para el ciclismo español

El ecuatoriano vence en solitario y logra el primer oro en ciclismo para un país sudamericano. Van Aert y Pogaçar completan el podio. La selección española fracasa estrepitosamente

| Adrián A. García Deportes

La prueba de ciclismo en ruta era una de las que más expectativas levantaba en el aficionado español. La idea de que Alejandro Valverde redondeara su trayectoria con un oro en los Juegos Olímpicos hacía soñar a la hinchada patria, pero despertamos mucho antes de lo previsto -y no solo por el horario de la carrera-.

Las posibilidades de medalla se desvanecieron en la subida al Monte Fuji cuando el ciclista murciano mostró sus primeros problemas para continuar en el gran grupo. Quedaba mucha carrera y a pesar de que logró conectar de nuevo, a 38 kilómetros para el final acabó por descolgarse. Junto a él lo hizo Jesús Herrada, el único que pudo sacar la cabeza en algún momento, y poco antes lo había hecho Ion Izagirre. Tampoco tardó en hacerlo su hermano Gorka. Y en el primer paso por meta Omar Fraile ya se había bajado de la bicicleta. Fracaso olímpico.

Con las expectativas destrozadas a base de realidad, al aficionado español solo le quedaba sentarse a disfrutar del desenlace de una prueba que acabó resultando agónica. La distancia y la humedad pasaron factura a los ciclistas y evidenciaron que ser campeón olímpico no es un título que se regale y para serlo hace falta saber sufrir.

Y de sufrimiento y resistencia sabe mucho Richard Carapaz. El ecuatoriano es uno de esos hombres que nunca le pierde la cara a la carrera y que se deja todo sobre la carretera. Incluso se podría decir que es de los más valientes del pelotón, a excepción de esta nueva hornada de 'jóvenes alocados'.

A 24 kilómetros para el final, Brandon McNulty atacó en un grupo de trece ciclistas y el de Ineos se soldó a su rueda. Los Van Aert, Pogaçar, Woods y compañía se miraron el tiempo suficiente para que el dúo cogiera un espacio peligroso en la lucha por las medallas. Estadounidense y ecuatoriano se relevaban mientras en el grupo se sucedían los ataques.

Y en el último repecho a falta de 6 kilómetros, Carapaz se marchó en solitario y hundió a McNulty, que pronto fue absorbido por sus perseguidores. El tercero del Tour de Francia se exprimió sobre la bicicleta y tuvo tiempo de sobra para saborear el oro en los Juegos Olímpicos, el primero para un país sudamericano en la prueba de ciclismo y el segundo para el deporte de Ecuador en toda su historia. En el sprint del grupo, Van Aert cruzó la línea de meta por delante de Pogaçar y belga y esloveno completaron un podio que España ni rozó.