| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Molina felicita a Llorente por su gol en el Sánchez Pizjuán.
Molina felicita a Llorente por su gol en el Sánchez Pizjuán.

El Atleti deja a Lopetegui al borde del despido con un claro triunfo en Sevilla

El equipo de Simeone venció en el Sánchez Pizjuán (0-2) en un partido en el que Koke pasó a la historia rojiblanca y Llorente y Morata decidieron el choque con sus goles.

| Agustín Díaz Deportes

Lopetegui tuvo mala suerte porque se topó con el Atlético más fiable de lo que va de temporada. No era complicado, porque peor no se podía jugar, pero el hecho de que Simeone recuperara a su pareja de centrales titulares marcó el devenir del partido. Sin Felipe y sin Hermoso, más conocidos por sus errores groseros que por otras cosas, Giménez y Savic salieron de inicio. Y, además de mejorar ostensiblemente las prestaciones defensivas, permitieron a Witsel salir de la cueva para pasar a su verdadera posición, la de mediocentro defensivo. 

Sin embargo, al belga pareció costarle hacerse con su nueva posición. Tanto que vio una amarilla después de perder un balón peligroso y Simeone se lo quiso comer tras otro error bastante infantil. El argentino no tenía hambre y prefirió quitarse la chaqueta para arrojarla al banquillo. Porque se trataba de Witsel, que si hubiese sido cualquier otro  jugador menos importante para Simeone se habría quedado, sí o sí, en el vestuario después del descanso. 

El Atlético salió muy bien plantado en el campo y apretando arriba a la frágil defensa sevillista. Al equipo del Pizjuán se le vieron todas las costuras, especialmente en defensa, y eso lo aprovechó de manera clara el equipo rojiblanco. Por cierto, en el centro del campo colchonero, destacó la presencia de Koke, que este sábado ha entrado en la historia del Atlético de Madrid al ser el jugador que más partidos ha jugado con esa camiseta. El vallecano se mostró más resuelto que en los últimos encuentros, sobre todo por contar con el apoyo en el centro de Witsel y de Saúl. 

El novedoso 4-4-2 de Simeone, con Morata y Cunha en la punta, le dio réditos al Atleti. El propio Morata falló una ocasión casi imposible de errar al enviar a las nubes un disparo franco desde dentro del área. Después de otro par de buenas oportunidades rojiblancas llegó el único gol del primer periodo, que llegó tras una buena presión y con Marcos Llorente recibiendo el balón en el flanco derecho del ataque. El internacional, que hasta ahora parecía un espejismo del extraordinario jugador de la última liga ganada por el Atlético, no se lo pensó y, de fenomenal derechazo, batió sin remisión a Bono. 


Lopetegui buscó la reacción tras el descanso con la entrada de Rakitic y Navas. Y el cambio se notó prácticamente al momento, con muchísima más presencia del Sevilla en el campo de un Atleti que, por momentos, se veía ciertamente superado. Un buen disparo de Gudelj desde el fuera del área, que pasó muy cerca del palo derecho de Oblak, fue la demostración del cambio. 

Pero, cuando mejor estaba jugando el Sevilla, llegó el segundo del Atlético. La defensa hispalense falló, otra vez, al despejar un ataque rojiblanco, Cunha dejó solo a Álvaro Morata, que batió con calidad a Bono. Es el cuarto gol del delantero colchonero en 7 partidos de Liga. Una forma fantástica de prolongar el alegrón que se llevó el pasado martes en Braga

Minuto 60: sale Griezmann al campo

Después de ser titular en el derbi, la historia volvió a su camino recto y Simeone sacó a Griezmann en el minuto 60, en un hecho que ya ha dejado de ser noticia. Y con el francés en el campo, lo único que hizo el Atlético fue desaprovechar clarísimas oportunidades para ampliar el marcador y dejar a Lopetegui en el borde del precipicio de la destitución. 

Falló un cabezazo Correa clarísimo nada más comparecer en el césped del Sánchez Pizjuán, Griezmann las tuvo de todos los colores y Cunha también falló lo que parecía imposible. El Sevilla sacó algo de raza, pero no inquietó de manera peligrosa a Oblak. 

La mala noticia para el Atlético en Sevilla llegó en el último tramo del encuentro, cuando Simeone tuvo que retirar del campo a Nahuel Molina, que se lesionó en la pierna izquierda. En sustitución del argentino apareció Joao Félix, que jugó con el Atlético lo mismo, o incluso algo más, de los minutos que Fernando Santos le dio con su selección el pasado martes. 

Al final, el Atlético de Madrid sumó tres puntos de manera muy justa ahondando en la herida de un Sevilla, en el que Lopetegui parece tener las horas contadas. La mejor forma para los de Simeone de afrontar el decisivo doble cruce en Champions League ante el Brujas belga, que deparará su futuro en la máxima competición continental.