21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Construcción
Construcción

La construcción tira del empleo con Andalucía a la cabeza

La industria del ladrillo firmó casi 100.000 contratos en abril y suma cuatro meses con alzas en la creación de empleo. Priman las contrataciones temporales y Andalucía supone un 33%.

| Redacción Economía

El sector de la construcción no ha vuelto a ser el mismo desde la crisis financiera de 2008, pero la Pandemia del Coronavirus ha vuelto a darle protagonismo y las obras son el principal caladero de empleo ahora mismo. En abril firmó casi 100.000 contratos, un 1,9% más; frente a la caída generalizada del 3,4%, con relación al mes de marzo. Son ya cuatro meses seguidos los que el ladrillo lleva exhibiendo músculo, según las cifras de contratos que facilitan los servicios públicos de empleo (SEPE).

De los 375.000 que se han firmado durante los cuatro primeros meses del año, poco más de 5% eran indefinidos; en torno a la mitad que en el conjunto de los sectores. Una acusada temporalidad que podría cambiar en breve, debido a la sentencia del Supremo que obliga a contratar de forma estable a los trabajadores que ruedan con la misma empresa de subcontrata en subcontrata. Y debe también su incidencia al influjo del tiempo atmosférico, con una reactivación periódica cada primavera.

No es el sector que más contratos genera. Pero sí el que mejor evolución presenta en términos relativos, o de los mejores. Le aventajan, en términos absolutos, el sector primario, con 210.000 contratos; la industria, con 180.000; el comercio, con 155.000; la hostelería, con más de 140.000; las actividades administrativas, con 120.000; y la logística, con unos 102.000; todos ellos durante el mes de abril.

Sí se muestra en cambio la construcción como uno de los más pujantes en términos relativos, no solo en abril, cuando creció un 1,9% respecto a marzo (frente al descenso general del 3,4%); sino también respecto a los momentos más tenebrosos de la crisis, ya sea un año atrás, o bien respecto a diciembre; en ambos casos, ha crecido desde entonces casi un 50% en número de contratos.

Ni mujeres ni jovenes

Pero, además de la altísima temporalidad, la construcción presenta otro problema, como es el escaso peso del empleo femenino, apenas un 8% respecto del total, con datos del primer cuatrimestre.

Por lo demás, los trabajadores de la construcción, en su inmensa mayoría varones, son por lo general con poca formación, y casi la mitad de ellos carecen de formación o tienen solo estudios primarios.

Un fenómeno nuevo es el creciente envejecimiento del sector. Tras la escabechina de 2008, cuando el sector se aprestó a destruir un millón de empleo, los jóvenes huyeron en masa de su inestabilidad, y emprendieron rumbo hacia ocupaciones más estables, sobre todo en los servicios.

De resultas, apenas quedan jóvenes hoy en la construcción; apenas uno de cada diez es menor de 25 años, mientras que el 40% supera los 45 años, con datos de abril.

Andalucía lidera

Llama la atención la concentración territorial que presenta el despertar del ‘ladrillo’ en plena pandemia. De todos los contratos firmados en abril, un tercio corresponde a Andalucía; muy por delante de otras comunidades como Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana, que presentan también cifras positivas.

De hecho el tirón de abril se ha notado especialmente en Andalucía, que ve crecer un 13% su número de contratos respecto a marzo; y en menor medida en Canarias, Asturias y Galicia. Y pasa de largo en otras trece comunidades autónomas, incluyendo Madrid, donde el ladrillo contrató a menos gente en abril que un mes atrás.