| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Paro larga duración
Paro larga duración

El paro de larga duración sube un 30% tras la pandemia

Ya hay más de un millón de personas que lleva más de dos años sin trabajar, dos tercios de ellas son mujeres. El 65% de los desempleados mayores de 45 años lo son de muy larga duración.

| ESdiario Economía

El paro crónico, aquel que afecta a quienes acumulan más de dos sin trabajo, afecta en España a más de un millón de personas. La cifra supera en 250.000 a la que se registró antes del inicio de la pandemia, con datos de septiembre. El 65% de ellos, es decir, 700.000 personas, son mujeres, según los últimos datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

El número de parados de muy larga duración apenas ha caído desde antes del verano. En junio se registraron 1,066 millones de desempleados no ocupados. Y, tres meses después, al cierre de septiembre, el número de demandas de empleo con más de dos años de antigüedad sumaban 1,047 millones; apenas 20.000 menos; en tanto que, en ese plazo, el parto total cayó en casi 360.000 personas.

Antes de la pandemia, el paro de muy larga duración afectaba a 800.000 personas, según las cifras de septiembre de 2019; es decir, 250.000 menos que en el pasado mes. En 2020, seis meses después del inicio de la emergencia sanitaria, el paro de muy larga duración afectaba ya a 900.000 personas.

En la actualidad, uno de cada tres parados en España lleva más de dos años en desempleo. El principal riesgo es que se incrementan las dificultades para encontrar un empleo. “El principal riesgo derivado del desempleo de muy larga duración es la progresiva obsolescencia de las habilidades de los parados a lo largo del tiempo, que les hace cada vez menos empleables”, afirman desde Asempleo, la patronal de empresas de trabajo temporal (ETT).

Crítico con la edad y las mujeres

Este círculo perverso del desempleo, conocido en la jerga del sector como ciclo de histéresis, se vuelve aún más grave en el caso de los mayores de 45 años. De todos los parados actuales, unos 3,27 millones, más de la mitad superan esa edad; esto es, 1,73 millones; incluyendo todos ellos, sin tener en cuenta su antigüedad en el desempleo.

Según Asempleo, casi el 65% de los parados de más de 45 años llevan más de dos años en el desempleo, con datos del segundo trimestre, también del SEPE, manejados por la patronal de ETT. En cambio, entre los jóvenes, la suma de parados de muy larga duración apenas llega al 3% del total en esa franja de edad, apuntan desde la asociación.

La patronal reduce hasta el 26,5% la suma de parados de muy larga duración sobre el total, con datos correspondientes al segundo trimestre de este 2021. Una proporción que ha ido aumentando desde abril de 2020. Pero que se sitúa lejos de la cota alcanzada en 2015, cuando llegó a superar el 45% de todos lo parados.

Si bien es cierto que hasta el impacto de la Covid-19 la proporción de parados de muy larga duración estaba disminuyendo, con el estallido de la crisis y el consiguiente empeoramiento del mercado de trabajo, este indicador ha aumentado”, alertan.

Dos de cada tres parados de muy larga duración son mujeres. Esto, en cifras absolutas, arroja un resultado de 687.000 mujeres y 360.000 hombres. El paro crónico afecta a más mujeres que a hombres. Pero también a una proporción más alta de las mujeres. Entre las féminas, las paradas de muy larga duración representan un 35,5% del total de mujeres sin empleo. En tanto que, entre los hombres, la proporción se reduce hasta el 27,1%. Proporciones que apenas han variado en los últimos dos años.