| 20 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, de espaldas
Pedro Sánchez, de espaldas

Sánchez falsea los datos: España ya paga más impuestos que Japón o Suecia

El esfuerzo fiscal de los españoles es uno de los mayores del mundo, pero el Gobierno utiliza un "truco" para justificar que se suban los impuestos y decir que se paga poco.

| Javier Rodríguez Economía

Hasta al menos 2018, Pedro Sánchez se comprometió reiteradamente en público a no subir los impuestos a la "clase media trabajadora". Fue en vano. En el último año, ha aplicado o anunciado hasta tres "palos" fiscales que quiere rematar con el mayor sablazo que se recuerda en todas las capas sociales.

El objetivo potencial, según reconocen fuentes próximas a Moncloa a ESdiario, es incrementar la recaudación hasta en 90.000 millones, una cifra que no obstante consideran muy difícil de alcanzar. Lo que sí le ha resultado sencillo al Gobierno es lanzar un argumentario que estrenó María Jesús Montero pero también van a proyectar insistentemente los otros dos ministros del área financiera: la de Economía, Nadia Calviño, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Se trata de instalar en la opinión pública el relato de que en España se pagan pocos impuestos, comparando el impacto de la recaudación fiscal en proporción al PIB con el del resto de Europa para concluir que aquí supone 7 y hasta 8 puntos menos.

España es entre el cuarto o quinto país del mundo donde ya se pagan mas impuestos, antes del sablazo que ultima Sánchez

Con esa premisa, se intentará "armonizar" la presión fiscal, el eufemismo utilizado por la ministra de Hacienda para justificar el sablazo en ciernes, con la extensión de los impuestos de Patrimonio y de Sucesiones/Donaciones y el incremento del de Sociedades.

El problema para el Gobierno es que esa "premisa" es falsa: en España se pagan más impuestos que en la práctica totalidad de Europa y del mundo, lo que combinado con la peor recesión del continente perfila un paisaje terrible para el bolsillo.

El truco es esconder el "esfuerzo fiscal" y sustituirlo por la llamada "presión fiscal" para comparar el 41% sobre el PIB que España recauda por impuestos con el hasta el 50% que logran ingresar los países del entorno.

 

En realidad, si la cuenta se hace por el esfuerzo que cada contribuyente hace en relación a su renta, la conclusión es bien distinta, con datos oficiales del Ministerio de Hacienda, de Eurostats y del Instituto Juan de Mairana: solo cuatro países de Europa meten más la "mano en el bolsillo" que España. Se trata de Portugal, Grecia, Italia y Francia, y en los dos últimos las rentas son mayores y en consecuencia el impacto menor para el contribuyente.

La cifra que utiliza intencionadamente el Gobierno le permite afirmar que España es el país número quince en presión fiscal, con la menor carga impositiva del mundo a excepción de países avanzados como Suiza, Estados Unidos, Irlanda, Reino Unido o Japón. Todos los demás, insiste Moncloa, son más exigentes con sus ciudadanos.

Ya se paga mucho

Pero la realidad es bien distinta: España es la quinta economía desarrollada del mundo con más dureza fiscal para sus ciudadanos, solo superada por los cuatro países citados. Lo mide los llamados índices de Bird y de Frank, mucho más adecuados para saber la realidad: ambos tienen en cuenta los cotizantes reales, las rentas individuales y el esfuerzo fiscal que todo ello supone.

Con ese ranking, España es ya cuarta o quinta en todo el planeta, fruto de una evidencia incontestable: su nivel de paro, con una destrucción de empleo que duplica la de la Unión Europea en tiempos de pandemia, provoca que "pocos" hagan ya mucho esfuerzo.

 

 

 Datos extraídos del El blog salmón, referencia nacional de las estadísticas económicas oficiales

 

Los ingresos finales en relación al PIB son más bajos porque hay menos pagadores, los salarios son más reducidos y la economía sumergida ronda el 23%: pero los cotizantes controlados por Hacienda hacen más esfuerzo, por ejemplo, que los escandinavos, los alemanes o los luxemburgueses, tres sociedades mucho más prósperas.

"El problema de Sánchez es que ha previsto un gasto público insoportable, con 239.000 millones contemplados en los Presupuestos Generales del Estado", explican fuentes políticas a este periódico. "Y en los mejores años no se ha recaudado más de 212.000 millones", añaden.

 

El colapso económico es real, y ni el auxilio de los Fondos Europeos es suficiente. "No se pueden dedicar a gasto corriente, y aunque a lo mejor lo cuelen al principio, España tiene que pasar dos rigurosos exámenes cada año en Bruselas y ahí se sabrá en qué se gasta", reflexionan fuentes del PP a ESdiario.

En España el problema es que "pocos" pagan mucho: la reforma hará que todavía paguen más, pese a las rentas bajas

Lo cierto es que la propuesta fiscal del Gobierno, camuflada en un Comité de Expertos que por ejemplo no existió para la pandemia, se parece mucho a la de Podemos: ha cambiado el discurso, de la lucha "contra el fraude" de la que hablaba Pablo Iglesias al más suave eufemismo de la "armonización" que utiliza Sánchez. Pero el objetivo es similar: unos hablaban de 100.000 millones y otros, aunque no dan cifras en público, sueñan con hasta 90.000 millones.

Objetivo Madrid

"La situación es desesperada, y además ha ampliado el gasto en la Administración, con récord de empleo público y subidas salariales, y no le salen las cuentas de ninguna manera", resumen desde otro de los objetivos del sablazo, la Comunidad de Madrid: en ella se quiere abolir su política fiscal y obligar, de una manera u otra, a cobrar por patrimonio y sucesiones. "Nos opondremos y seguiremos con las bajadas", replican desde la Puerta del Sol.