| 16 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El futuro de nuestra economía pasa por la reasignación de actividades

El Banco de España avisa que los sectores con mejor perspectiva económica en España son los que menos pesan en el PIB, como la fabricación tecnológica el I+D o la información y comunicación.

| ESdiario Economía

El Banco de España advierte del desequilibrio de nuestra economía, ya que ciertos sectores, como la fabricación de productos informáticos y electrónicos, las actividades profesionales, científicas y técnicas, las de I+D, las de información y comunicaciones, y las financieras y de seguros, entre otros, se encuentran bien posicionados en términos tanto de productividad como de resiliencia de cara al futuro, pero sin embargo tienen un peso relativo en el PIB inferior al de otros países del entorno.

El peso de estos «sectores top» sobre el valor agregado bruto (VAB) total de nuestra economía es del 12,6% en España, frente al 15,1%, 17,4% y 22,5% de Alemania, Francia y Estados Unidos, respectivamente, según destaca el Banco de España en un análisis sectorial de los retos futuros de la economía española. La pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de la heterogeneidad sectorial a la hora de entender el impacto económico de las perturbaciones que afectan a una economía.

La crisis se ha producido en un contexto en el que la economía española se encuentra inmersa en una serie de desafíos estructurales, entre los que destacan el reducido crecimiento de la productividad, el proceso de cambio tecnológico, en particular, el asociado a la digitalización, el cambio climático y el envejecimiento poblacional.

Los sectores con mejor posición relativa para afrontar los diferentes retos analizados exhiben un peso «relativamente reducido» en la estructura productiva de la economía española. En cambio, algunos de los sectores más centrales de la economía presentan un mayor grado de vulnerabilidad. Buena parte de la industria manufacturera y de suministro de energía son sectores muy centrales por sus efectos arrastre sobre otros  y presentan niveles de productividad elevados, pero son más vulnerables ante desafíos como el cambio climático, dado su mayor nivel de emisiones.

 

La mejora de los mecanismos que faciliten la reasignación sectorial y entre empresas de los recursos productivos, en particular del factor trabajo, es un objetivo primordial

Las actividades inmobiliarias y de servicios sociales se encuentran mejor posicionadas ante el envejecimiento, pero su desempeño en términos de productividad es inferior. El Banco de España identifica algunos sectores que presentan carencias en términos tanto de productividad como de resiliencia, como la hostelería, el sector primario y los servicios de transporte.

Para alcanzar un crecimiento «sostenido y sostenible» de la productividad, «clave» para asegurar un aumento del bienestar económico a largo plazo, es necesario prestar una atención especial a la reasignación entre sectores, «lo cual puede ser un proceso complejo y costoso, pero también fundamental a la hora de mejorar la capacidad de la economía española para afrontar los retos futuros analizados».

No obstante, indica que habida cuenta de que, a priori, la transferibilidad de conocimientos entre los sectores potencialmente perdedores y los potencialmente ganadores no parece particularmente elevada, es clave el fortalecimiento de los sistemas de aprendizaje continuo de los trabajadores.

Asimismo, advierte de que los procesos de reestructuración suelen conllevar costes de transición que se concentran en determinados colectivos de los potenciales sectores en contracción, por lo que afirma que sería necesario también valorar en qué aspectos hay que reforzar las redes de protección social existentes.