| 16 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

El paro arrasa semanas después de la promesa de Sánchez de crear 800.000 empleos

El desempleo sube en 527.900 personas, se destruyen 622.600 empleos, los peores datos desde 2012, a lo que hay que añadir que los hogares con todos sus miembros en paro se disparan un 18%

| A. Jiménez Economía

 

Más de medio millón de personas se quedaron atrás y sin trabajo en este 2020. Por más que desde el Gobierno se aseguraba, utilizando todos los medios propagandísticos de los que dispone Moncloa, que eso nunca pasaría, lo cierto es que la Encuesta de Población Activa ha desvelado una cruda realidad: los 800.000 empleos que prometió Pedro Sánchez hace solo tres meses se han convertido, en la mayor destrucción de trabajo en una década.

Los datos del mercado de este laboral año han sido demoledores, tan malos como los de 2012, en plena crisis económica. Sin embargo, desde el Gobierno se asegura que son "positivos" porque "mejoran" sus previsiones.

La pandemia, que obligó a miles de empresas a echar el cierre, en algunos casos de forma temporal y en otros, definitiva, y la falta de soluciones y ayudas por parte del Gobierno han dejado tras de sí, una subida del paro de 527.900 personas, lo que supone un 16,5% más que en 2019, y un retroceso de la ocupación de 622.600 trabajadores (-3,1%), reflejando en ambos casos los peores datos anuales de la EPA desde el año 2012.

De esta manera, se rompe la tendencia al alza que había conseguido alcanzar el mercado laboral tras la crisis económica, poniendo fin a una racha de siete años de descensos en el número de parados. Además, en el caso de la ocupación, llevaba seis años creciendo, desde 2014, pero el dato de 2013 (-204.200 puestos de trabajo) es mejor que el experimentado en el año del Covid.

Así, la tasa de paro se situó al finalizar 2020 en el 16,13%, porcentaje más de dos puntos superior al de 2019, mientras el número total de desempleados cerró el ejercicio en 3.719.800 personas y el de ocupados, en 19.344.300.

Pero si estos datos, por sí solos no resultan dramáticos, hay que tener en cuenta que a los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo, según la metodología de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se aplica en la EPA, se les considera ocupados, por lo que no están incluidos en la estadística.

Por ello, si se tienen en cuenta las cifras de personas que se encuentran en esta situación, habría que añadir otros 755.613 trabajadores más, ya que esta es la cifra de ERTE con la que cerró el pasado mes de diciembre.

Bien es cierto que la creación de 737.100 empleos en la segunda mitad del año permitió recuperar el 55% del empleo perdido durante la primera parte de 2020, pero la llegada de la segunda y sobre todo de la tercera ola de coronavirus provocó un frenazo que llevó a que  en el cuarto trimestre de 2020 el paro bajara en solo 3.100 personas (-0,08%) y la ocupación aumentara en 167.400 personas (+0,87%).

Los Presupuestos contienen el mayor gasto con los peores ingresos, lo que unido al paro y la deuda genera un infierno

Junto a ello, los jóvenes son los que más han vuelto a sufrir los problemas en el mercado de trabajo.  El número de menores de 25 años desempleados subió en 109.600 personas en 2020, lo que supone un 23,7% más que en 2019, situándose la cifra total de jóvenes en situación de desempleo en 572.400 al finalizar el año pasado.

Paro juvenil desatado

La tasa de paro juvenil se situó así en el 40,1% a cierre de 2020, tasa casi diez puntos superior a la del ejercicio anterior (30,5%), pero tres décimas inferior a la del tercer trimestre de 2020, cuando el desempleo de los jóvenes menores de 25 años se situó en el 40,4%.

Pero los datos, reflejan además otra dura realidad, que los hogares con todos sus miembros en paro se han disparado un 18% en 2020, sumando 183.900 más respecto a 2019, hasta situarse en 1.197.000. Además, la situación se agravó en el último trimestre de 2020, con la llegada de la segunda y la tercera ola de la pandemia, ya que los hogares con todos sus miembros en paro aumentaron en 24.300, un 2% más respecto al trimestre anterior.