26 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La vicepresidenta Tercera y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La vicepresidenta Tercera y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

La otra cara de los datos del paro que el Gobierno pretende disimular

La reactivación del turismo y de la hostelería permiten un gran recorte en las listas del paro, pero las cifras de ERTE siguen resultando preocupantes.

| Andrea Jiménez Economía

Los datos del paro del mes de junio son buenos. 166.911 personas han encontrado trabajo durante este mes de junio, debido, fundamentalmente a la eliminación de las restricciones en el turismo y la hostelería. Sin embargo, hay otro dato, el de los ERTE, que lastra la recuperación, ya que 447.800 trabajadores siguen acogidos a este mecanismo.

Son casi medio millón de personas que siguen sin volver de forma efectiva a sus puestos de trabajo, y que además, pertenecen en gran parte al sector servicios, por lo que su vuelta parece cada día más complicada. Si en este momento, en plena campaña de verano, con los hoteles realizando reservas y la hostelería abriendo terrazas, no reactivan su empleo, cada día parece más complicado que se lleve a cabo.

 Dos actividades, de las cien registradas, concentran el 43,1% de las personas en ERTE: servicios de comida y bebidas (hostelería), con 114.174 trabajadores en ERTE, y servicios de alojamiento, con 78.789 trabajadores protegidos. En resumen, 200.000 personas siguen sin reincorporarse a su puesto de trabajo en plena temporada y si no lo hacen ahora, parece poco probable a partir de septiembre puedan hacerlo.

De hecho, la reducción de los ERTE este mes de junio ha sido notable, ya que el número de trabajadores acogidos a ellos se situó a 30 de junio en 447.800 personas, lo que supone 44.692 trabajadores menos que en mayo según la fecha de alta del expediente y 94.322 menos en función de la fecha de solicitud del mismo.

Una discrepancia que se debe a una"cierta disparidad" entre la fecha de notificación y la fecha en la que produce efectos. Así, puede ocurrir que una empresa comunique a la Seguridad Social un ERTE para su plantilla en el mes de junio, aunque tenga efectos en una fecha anterior, por ejemplo en abril.

Sin embargo, es una prueba más de que éste era el momento preciso para acabar con gran parte de ellos, por lo que todo apunta a que caminan de forma casi inevitable a convertirse en un ERE.

España tiene 3,6 millones de parados

 Por otra parte, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en 166.911 desempleados en junio (-4,4%), su mayor retroceso en cualquier mes desde que hay registros, según datos publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Con el descenso del paro en junio, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el sexto mes del año la cifra de 3.614.339 desempleados, su cifra más baja desde marzo de 2020, cuando llegó la pandemia del Covid.

Sin embargo, el de paro de junio, al igual que ocurrió en los meses anteriores, no incluye a los trabajadores que se encuentran en ERTE, ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados y esos son, precisamente los que se están quedando atrás.,