| 22 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez en el Congreso
Pedro Sánchez en el Congreso

La degradación de Sánchez no puede afectar más al CNI

España no puede permitirse a un presidente más pendiente de calmar a sus socios que de respetar y defender el trabajo de la Inteligencia española y de su directora.

| ESdiario Editorial

El Gobierno de Pedro Sánchez se encuentra sumido en la peor crisis de la legislatura, con un riesgo evidente de perder la ya frágil estabilidad que tenía. El enfrentamiento con ERC por el “Caso Pegasus” parece difícil de resolver; y la división entre el PSOE y Podemos es más evidente que nunca,

A todo ello se le suma un calendario electoral que agrava las diferencias: cuanto más cerca estén las Elecciones, más necesario es para todos los socios y aliados de Sánchez marcar distancias o incluso provocar rupturas.

 

Las Elecciones Andaluzas del 19 de junio; las Autonómicas y Municipales un año después y las Generales de finales de 2023 conforman un paisaje muy adverso para Sánchez, que se enfrenta por primera vez seriamente a quedarse solo de facto con la retirada del apoyo de ERC o el plantón estratégico de Podemos.

En ese escenario, no le quedarían más opciones que gobernar con el menor número de diputados propios que nunca ha tenido un presidente del Gobierno (con las mismas actas logradas por Sánchez, Rubalcaba dimitió como secretario general del PSOE) o, en su defecto, convocar Elecciones anticipadas. Nada de esto parece probable, pero que sea posible lo dice todo de la debilidad de Moncloa.

La destitución de la directora de la Inteligencia española dejaría en muy mal lugar al Gobierno y sacrificaría a una servidora pública ejemplar

La división en el Gobierno no es casual y, más allá del “Caso Pegasus”, viene marcada por un problema de origen que ahora estalla: la decisión de Sánchez de lograr todas sus investiduras gracias al Podemos y al independentismo hipotecó su Presidencia desde el primer minuto y entregó a terceros su futuro político.

¿Qué dará a ERC?

Los intentos de Sánchez de calmar al nacionalismo distanciándose de las investigaciones del CNI y asegurando incluso que las desconocía, lo cual es inverosímil, no son suficientes. Tampoco la posible destitución de la directora de la Inteligencia española, que dejaría en muy mal lugar al Gobierno y sacrificaría a una servidora pública ejemplar.

La pregunta ahora es si Sánchez se sacará de la manga alguna concesión muy sonora a ERC para garantizarse su apoyo y cuál puede ser: solo profundizar en la agenda independentista puede lograr ese objetivo, pero al precio de dañar al PSOE en el resto de España en un momento crucial para sus alcaldes y presidentes autonómicos.