| 29 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Feijóo en el Senado
Feijóo en el Senado

Feijóo ganó, España perdió por Sánchez

Pedro Sánchez antepuso de nuevo sus intereses sectarios a las necesidades de España y rechazó la mano tendida de un dirigente que se comportó ya como un presidente.

| ESdiario Editorial

 

El esperado debate en el Senado entre Feijóo y Sánchez concluyó sin sorpresas, en el sentido de que confirmó la nula disposición del presidente del Gobierno a entenderse y alcanzar pactos con el jefe de la oposición, al que luego sin embargo copia medidas tan llamativas como la bajada del IVA del gas del 21% al 5%.

La actitud de Sánchez fue, una vez más, la propia de un aspirante con malos modos, y no la de un presidente sensato que, en un momento de enormes adversidades, antepone las necesidades del país a los intereses propios y busca acuerdos que reduzcan la tensión política y antepongan el trabajo conjunto en favor de la sociedad.

 

Que el líder socialista insultara y denigrara a un rival que le tendió la mano y le garantizó su respaldo en los grandes asuntos de país, le retrata muy negativamente, pero no supone una novedad: toda la carrera de Sánchez se sustenta en el frentismo, la división y la ruptura de consensos, que solo busca para lograr el poder o mantenerse en él, al precio que sea y con los peores aliados imaginables.

Refuerzo de Feijóo

En ese escenario, que refuerza a Feijóo claramente como alternativa y explica por qué sube en los sondeos frente a un contrincante alicaído, el debate del Senado tiene al menos una virtud: anticipa cómo será la oposición cuando el PP vuelva al Gobierno, con Sánchez y sin él.

Porque le dejará la peor herencia de la democracia y, lejos de esconderse, agitará la vida pública cuando empieza a gestionarla con los ajustes y la sensatez que ahora brillan por su ausencia en Moncloa.