| 27 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, señalado por el Constitucional
Pedro Sánchez, señalado por el Constitucional

El Constitucional retrata al Gobierno: inútil en la pandemia y liberticida

Sánchez coartó ilegalmente libertades fundamentales degradó la democracia y no frenó además al virus. Con ese balance, debería dimitir o convocar Elecciones de inmediato.

| ESdiario Editorial

 

Todas las decisiones políticas que adoptó el Gobierno durante la pandemia fueron inconstitucionales y tuvieron unas consecuencias gravísimas en términos sanitarios, económicos y democráticos. Ésta es la conclusión que se deriva de las resoluciones del Tribunal Constitucional que, a falta de detalles concretos, ya han trascendido.

En síntesis, el TC ha concluido que el confinamiento total, el cerrojazo al Parlamento, la falta de control al Gobierno y la célebre "cogobernanza" fueron ilegales, redujeron libertades, degradaron el Estado de Derecho y, en definitiva, no fueron democráticas.

 

Y además, conviene resaltarlo, no sirvieron para contener al virus, dándose una lamentable paradoja: España es de los países con más mortalidad del mundo, pese a haber padecido las restricciones más extremas. E ilegales.

El respaldo del Constitucional al Supremo, en lo relativo a la validez de las euroórdenes del juez Llarena torpedeadas por la Abogacía del Estado, y su previsible visto bueno a la prisión permanente revisable criticada por PSOE y Podemos; cierran un círculo de adversidades para Sánchez y hacen una enmienda a la totalidad de su gestión desde marzo de 2020.

Dimisión o Elecciones

En condiciones normales, todo ello debería tener unas consecuencias políticas inmediatas y muy serias: adoptar medidas inconstitucionales y, pese a ello, hundir la economía de un país como nadie en Europa, exige dimisiones y probablemente un adelanto electoral.

Por mucho menos en España se han impulsado mociones de censura, se han bloqueado investiduras y se han justificado alianzas nefandas como las que mantiene el PSOE con Podemos, Bildu o ERC. Si no pasa nada ahora, será un indicio más de lo que denunciado por el Constitucional: a la degradación institucional descrita en sus resoluciones le seguirá una impúdica indiferencia del Gobierno, cuando no un ataque al Tribunal en su escalada de acoso a la Justicia.