23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El montaje virtual de Cintora sobre Madrid

¿Insultar a los madrileños y esperar que les voten?

La campaña contra Ayuso lo es en realidad contra Madrid, a quien se estigmatiza injustamente con propaganda insultante, falsa y contraproducente para sus creadores.

| ESdiario Editorial

 

La evidente presión política del Gobierno de España contra la Comunidad de Madrid, visible desde que Díaz Ayuso alcanzara la presidencia y previa incluso a la pandemia, no ha hecho otra cosa que arreciar desde que hace un año el coronavirus se instalara en nuestras vidas. Y ha alcanzado su clímax con la convocatoria de Elecciones anticipadas para el próximo 4M.

Todo ello nace de la indigestión democrática que caracteriza a la izquierda en este caso, incapaz de aceptar que los madrileños, con sus votos, hayan impedido su acceso al poder durante 30 años: PSOE, Podemos y Más Madrid presentan las victorias populares como una especie de irregularidad a corregir por cualquier medio, y como la consecuencia del libre ejercicio del sufragio.

Esa lamentable deriva ha llegado ahora al paroxismo, con una penosa competición de los distintos rivales de Ayuso a ver cuál de ellos lanza la acusación más gruesa, resumidas todas ellas en la culpabilización criminal del Gobierno regional de los estragos de la pandemia e, incluso, de la elevación de los daños con su suicida política permisiva.

La izquierda tiene un problema democrático: no admite que los madrileños prefieran al PP desde hace décadas

Que esa caricatura proceda de los mismos partidos que han colocado a España en los peores niveles mundiales de mortalidad; en los más bajos de vacunación y en los más extremos de opacidad; resulta casi sonrojante.

 

No solo adoptaron decisiones kamikazes hace un año, consintiendo aglomeraciones para no aplazar el 8M que extendieron el contagio; sino que además han hecho lo imposible por tapar su negligencia, evitando la investigación parlamentaria de su deplorable gestión e imponiendo el silencio a través de sucesivos estados de alarma.

Montajes y falsedades

En ese contexto, que ahora presenten a los madrileños como una especie de población alocada, temeraria y peligrosa para sí mismos y para el resto, corona el despropósito insultante perpetrado desde hace un año y les aleja de un resultado electoral positivo.

Si lo único que saben hacer para derrotar a Ayuso es faltarle el respeto a sus votantes, con todo tipo de montajes y falsedades, es improbable que éstos les secunden. Y se habrá ganado a pulso su desprecio, sin duda.