| 20 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Zapatero
Pedro Sánchez y Zapatero

Sánchez conduce a España a la quiebra económica como Zapatero

Los Presupuestos del Gobierno son una locura financiera insostenible para España que atienden, en exclusiva, a las necesidades electorales de un presidente en caída.

| ESdiario Editorial

El Gobierno acaba de aprobar el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado que, por sus cifras y por su espíritu, parecen más los de un país nórdico próspero que los de una España económicamente alicaída sufrir el mayor daño del mundo por la pandemia junto a Argentina.

A falta de que sean aprobados definitivamente, para lo cual es imprescindible el apoyo de los nacionalistas que encarecerá la factura y ahondará en la desigualdad territorial; las cuentas públicas se sustentan en varias ideas muy equivocadas y contraproducentes:

Anteponen el gasto a la inversión, una estrategia electoral que busca recabar apoyos en tres segmentos poblacionales muy claros: los pensionistas, los funcionarios y los jóvenes. A todos ellos dedica un insostenible 25% del PIB, 150.000 millones anuales; 30.000 más que el importe total de los Fondos Europeos.

 

Se saltan todas las líneas rojas de deuda y déficit, aprovechando el relajamiento temporal de las normas fiscales de Bruselas para aprobar gastos estructurales. Esto, unido a la probable subida de los tipos de interés a medio plazo, es un peligro enorme para España: puede encontrarse en el futuro con pocos ingresos, demasiados gastos, sin ayudas europeas y con unos pagos anuales de la deuda insoportables.

Ignoran todas las previsiones reales de crecimiento y de ingresos para justificar un techo de gasto sin precedentes. Además, confían en los efímeros Fondos Europeos y en el incremento del esfuerzo fiscal la mejora de ingresos que debería proceder de una mayor y mejor productividad y competitividad.

Encima, introducen ya la penalización del ahorro, un concepto inquietante que puede extenderse en el futuro: de momento, limita ya el gasto en planes de pensiones, que es una forma de implantar el "impuesto al ahorro".

Y por último, cargan en las clases medias y productivas un sacrificio inmenso que, además, es insuficiente o inalcanzable: estima recaudar casi 100.000 millones con el IRPF; 75.000 millones con el IVA y 25.000 millones con el Impuesto de Sociedades.

El Gobierno va a dejar a España en quiebra para pagarse con unos Presupuestos suicidas su larga campaña electoral

Son unas previsiones inviables, pero además injustas, que presentan el "sablazo fiscal" que conoceremos al detalle en 2022, con la reforma impositiva que ya prepara el Gobierno y este mismo fin de semana confirmó Pedro Sánchez desde León, presentando ese abuso como la única manera de sostener el Estado de Bienestar, mucho más lastrado por los hasta 60.000 millones de euros de gasto superfluo que dilapida la "industria política".

En el momento en que más rigor deberían tener las cuentas públicas, Sánchez opta por unos irresponsables Presupuestos electorales que le permitan simular una recuperación ficticia durante dos años, el plazo en que habrá Elecciones.

Un país en quiebra

Y lo hace consagrando un concepto peligroso y negativo: media España pensionada de un modo u otro y otra media asfixiada por las subidas fiscales, la burocracia y el desmedido peso de la Administración Pública.

En 2009, Zapatero planteó unas cifras parecidas. Solo un año después, la intervención de Europa le hizo impulsar la modificación del artículo 135 de la Constitución para limitar el gasto y le obligó a implantar el mayor recorte de la historia en pensiones y funcionarios. Doce años después, se repite el error multiplicado, con un Gobierno centrado en su promoción a costar del futuro del país, que a este paso va a dejar en quiebra.