08 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Casado de espaldas, frente a Sánchez

Si Sánchez pacta con Casado, su alianza sectaria con Iglesias quedará retratada

Un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios siempre es saludable, pero retrata la apuesta del PSOE por una coalición funesta con Podemos que siempre tuvo alternativa.

| ESdiario Editorial

 

Todo indica que PSOE y PP pueden cerrar esta semana hasta tres pactos para renovar el Consejo General del Poder Judicial (que incluye el Tribunal Constitucional), el Consejo de Administración de RTVE y el Defensor del Pueblo. Incluso puede haber un cuarto relativo a la Ley Electoral, y en concreto al llamado "voto rogado" para residentes en el extranjero, hoy lastrado por una insoportable burocracia.

La clave del acuerdo entre los dos partidos mayoritarios es que excluye de la negociación a Podemos en pleno clima de tensión en la coalición de Gobierno: algo imprescindible, pues nadie entendería que un partido capaz de acosar a jueces y atacar a la separación de poderes tuviera influencia en el único que no controla el Gobierno.

Ahí los populares deben extremar las garantías, teniendo en cuenta los arteros precedentes de un Sánchez capaz de acordar una cosa y hacer luego la contraria.

 

Este previsible pacto retrataría en todo caso la situación real del presidente Sánchez, sometido a una intervención de formaciones opuestas a los intereses del Estado, tolerantes con la violencia callejera y contrarias a la esencia de la Constitución, un sistema de normas que regula la convivencia entre distintas percepciones.

Sánchez queda en evidencia pactando ahora con el PP: su apuesta sectaria siempre tuvo alternativa

Resulta previsible que un pacto con el PP caliente todavía más la relación del PSOE con Podemos, nacida para perdurar por estrictas razones aritméticas pero insostenible por razones cotidianas relativas al carácter antisistema de un partido aliado siempre con lo peor. 

Siempre hubo alternativa

Pero en todo caso demostrará que Sánchez, pese a la caricatura artificial que siempre ha hecho de PP, Ciudadanos y VOX, ha tenido siempre alternativa para enderezar el rumbo del país en su peor emergencia en décadas.

Si ahora fracasa su apuesta sectaria, no puede esperar de sus rivales más allá de apoyos puntuales para asuntos vitales y, sin duda, no le quedará más remedio que convocar Elecciones. La otra opción, y más probable, es mantener esa alianza indeseable para sobrevivir como sea.