| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, este fin de semana en Andalucía
Pedro Sánchez, este fin de semana en Andalucía

Sánchez debe una respuesta a España: ¿Ha sido extorsionado o no?

España no puede tener un presidente bajo sospecha de haber variado su posición internacional por una extorsión de Marruecos: debe aclararlo con urgencia.

| ESdiario Editorial

 

Argelia mantiene el pulso con Sánchez y, lejos de recular en la suspensión del Tratado de Amistad, se ha reafirmado en su postura tras reprocharle a la Unión Europea su intervención ante un conflicto "bilateral" que no afecta, asegura, a sus compromisos con Bruselas.

La desastrosa diplomacia española ha quedado resumida en el insólito volantazo de Sánchez en un año: ha pasado de acoger clandestinamente al líder del Polisario a ceder el Sáhara a Marruecos, sin explicaciones en ninguno de los casos y sin contar con el visto bueno del Congreso.

 

A más inri, Pedro Sánchez sigue sin explicar si ese cambio tiene que ver con el espionaje que sufrió en su teléfono móvil, probablemente de la Inteligencia marroquí. Y alimenta con ello la extendida sospecha de que puede haber sido objeto de un chantaje: ¿Qué le encontraron en el móvil para girar 360 grados de actitud?

A España se la apoya sabiendo qué hace y por qué; no suscribiendo los caprichos de un presidente negligente bajo sospecha de actuar por extorsión

La mera duda ya es inaceptable: la sociedad tiene derecho a saber si el temor del presidente del Gobierno a que se conozcan sus “secretos” ha condicionado su posición en asuntos de Estado y si le puede debilitar, en adelante, en un momento clave en el tablero internacional en el que se juegan tantas cosas a la vez en Argel, Rabat, Bruselas, Moscú y Washington.

Sánchez debe explicarse hoy

Fue el propio Gobierno quien reveló ese episodio de espionaje y quien, sin explicaciones, ha cambiado radicalmente de postura con Marruecos y el Sáhara a cambio de nada. Y Sánchez no puede solventar este escándalo apelando a la unidad y reprochándole al PP nada.

A España se la apoya sabiendo qué hace y por qué; no suscribiendo los caprichos de un presidente negligente bajo sospecha de actuar por una burda extorsión, cuya veracidad o falta de ella ha de aclarar sin dilación hoy mismo. No hay nada más grave y prioritario que despejar esta insoportable duda.