| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rufián y Otegi
Rufián y Otegi

Sánchez, un presidente para Otegi y Rufián, no para España

Entregar los presupuestos a Bildu y ERC confirma la rendición del PSOE a los partidos más agresivos contra España: votar a Sánchez es votarles también a ellos.

| ESdiario Editorial

 

Bildu ha anunciado, a través de Arnaldo Otegi, que apoyará los Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez, a cambio de unas concesiones que en realidad ya comenzaron hace mucho: la principal, el rescate de los presos de ETA desde el traslado al País Vasco hasta su liberación total, lleva dos años en marcha y responde al apoyo de Bildu a las investiduras y los primeros presupuestos del PSOE, que contará también de nuevo con el respaldo de ERC, según ha confirmado Gabriel Rufián.

Sobre el papel, el respaldo del partido sucesor de Batasuna comportará la “euskaldización” definitiva de Navarra, donde ya gobierna el PSOE gracias a Bildu: la implantación de la ikurriña y del euskera en las instituciones se rematará con la difusión de ETB en la Comunidad Foral, con la misma intención desplegada desde hace años en Cataluña con TV3.

 

Pero más allá de los acuerdos concretos, lo sustantivo es que las necesidades del PSOE le obligan, por su negativa a buscar acuerdos con el PP, a depender de un partido que sigue sin condenar el terrorismo y no renuncia a su objetivo de imponer en el País Vasco una República Socialista.

Sánchez no puede engañar a nadie: solo pacta y se entrega a Otegi y a Junqueras. Nadie más cuenta para nada

La doble dependencia de Bildu y ERC, añadida a la de Podemos convierte de facto al Gobierno en un “rehén” de partidos cuya única razón para apoyar al Presidente está en que consideran que, de esa manera, tienen más sencillo alcanzar sus objetivos: bien la independencia y el “borrado” de sus trayectorias; bien el cambio del régimen constitucional.

Votar a Sánchez es votar a Otegi

Sánchez encabeza ahora el único Gobierno de Occidente con una doble intervención insólita en ningún otro país: la del comunismo encarnado por Podemos; y la del separatismo encabezado por un condenado por terrorismo, Otegi, y otro por sedición, Junqueras.

Nadie, pues, debe llevarse a engaño: votar a Sánchez es votar a tres partidos enemigos del régimen constitucional, confrontados con España y capaces de respaldar al Gobierno solo para debilitar al país y convertir al presidente en su mejor aliado para lograrlo.