| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ione Belarra y Pablo Echenique
Ione Belarra y Pablo Echenique

Sánchez no acierta ni con Ucrania: otro espectáculo con Podemos

La división entre el PSOE y Podemos en un asunto tan crucial es inaceptable y retrata a una coalición de Gobierno maltrecha, a la gresca y unida solo por el interés.

| ESdiario Editorial

 

Los libros glosarán en el futuro el horrible asedio de Rusia a Kiev y la épica resistencia de Ucrania a una invasión que ha colocado a la democracia occidental frente al espejo para obligarle a decidir si tiene derecho a mirar hacia otro lado en este drama o, por el contrario, ha de salir en auxilio del país invadido con todos sus recursos y asumiendo riesgos que, tras escuchar las bravatas nucleares de Moscú, son sin duda inmensos.

La peor de las ocho jornadas de guerra arrojó imágenes terribles de la brutalidad del Ejército Rojo, a la espera de que Rusia y Ucrania retomen este jueves las negociaciones en la frontera de Bieolorrusia con pocas expectativas de pacificación.

Los misiles lanzados contra instituciones ucranianas; el aviso de Rusia a la población civil de que abandone sus casas y la imagen de un convoy de 60 kilómetros de maquinaria militar acercándose a las principales ciudades del país invadido colocan el conflicto en su punto álgido: si Putin da la orden en las próximas horas, el horror, la destrucción y la muerte serán quizá irreversibles.

 

En ese contexto, el presidente de Ucrania, Zelensky, se ha convertido en un héroe inesperado y en el símbolo de la resistencia democrática a un desafío que excede en mucho de Ucrania: lo que está en juego no es solo la  supervivencia de un país europeo; también el orden occidental sustentado en la libertad, la justicia y los derechos humanos.

En ese sentido, la Unión Europea se enfrenta a un momento histórico que pone a prueba sus valores: si no permite la incorporación de Ucrania al club de los 27, acelerando unos trámites que suelen comportar una espera de diez años, su imagen quedará dañada y su esfuerzo por auxiliar a Ucrania con sanciones históricas a Rusia y el envío de armas será a todas luces insuficiente.

No se debería mantener a nadie en el Consejo de Ministros, ni un minuto más, que equipare a la OTAN con el Kremlin y minimice con ello la genocida actitud del presidente Putin

La necesaria tranquilidad para no convertir este conflicto en una guerra mundial, con un despliegue nuclear que según la Universidad de Princeton provocaría 95 millones de muertes; no puede dejar abandonada a su suerte a Ucrania si Rusia cumple su amenaza de intentar arrasarla con un despliegue militar sin precedentes en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El volantazo

Capítulo aparte merece el Gobierno, cuyo presidente ha dado un volantazo en apenas 24 horas, asando de vetar el envío de armamento a Ucrania a anunciarlo para este viernes. Su decisión visibiliza otra nueva fractura entre el PSOE y Podemos y de Yolanda Díaz contra el partido que la eligió.

Pero sobre todo demuestra la falta de criterio de Pedro Sánchez y la naturaleza de su frívolo Ejecutivo: no se debería mantener a nadie en el Consejo de Ministros, ni un minuto más, que equipare a la OTAN con el Kremlin y minimice con ello la genocida actitud del presidente Putin.