| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez, esta semana
Pedro Sánchez, esta semana

¿Dónde está el Gobierno?

Ninguno de los gravísimos problemas que padece España encuentra respuesta en un Gobierno vencido por la situación e incapaz de buscar salidas a una situación dramática.

| ESdiario Editorial

 

Todos los frentes abiertos en el Gobierno siguen atascados o incluso han empeorado, tras una jornada de muchos gestos y pocas decisiones que ha resultado infructuosa para avanzar en los tres grandes asuntos del momento.

La huelga de transportistas se mantiene y a la Plataforma convocante se le han sumado tres patronales y unos 50.000 camiones más parados. La oferta de subvencionar con 500 millones de euros el combustible solo a este gremio no ha convencido a nadie y demuestra la escasa disposición del Gobierno a reducir la fiscalidad de la gasolina para todos los ciudadanos , como anunció Sánchez hace una semana y ya hacen Alemania, Portugal, Italia, Irlanda, Polonia, Francia y Bélgica.

 

Sánchez, además, no ha logrado garantías de apoyo a su idea de “desindexar” el precio de la electricidad del gas, tras una gira europea con distintos presidentes con la que pretende, en realidad, bajar los precios sin tocar los impuestos.

Ni Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; ni Emmanuel Macron, presidente de turno de la Unión Europea, ni la cancillería de Alemania han suscrito una propuesta que en realidad ya aparece recogida, sin precisar cuantías, en el Plan Energético aprobado por la UE el 8 de marzo pasado, con un informe de 26 páginas y 3 anexos que Sánchez pretende hacer pasar por suyo, y no parece “colar”.

El Gobierno está tumbado en la lona por la realidad y es incapaz de proponer nada rápido y eficaz para paliar los estragos del momento

En lo referente al Sáhara, al Gobierno se le amontonan las críticas por su giro histórico y la falta de explicaciones del presidente, que hoy se reúne con su Consejo de Ministros para intentar frenar las desavenencias con Podemos y fijar una postura común a la hora de explicar el “volantazo” en el Congreso y las repercusiones diplomáticas con Argelia, indignada con el acercamiento de España a Marruecos.

Un caos

Mientras, crece la preocupación en la ciudadanía Ceuta, Melilla y Canarias (aunque no en sus autoridades), de repente sumidas en un debate sobre su futuro después de que el Gobierno difundiera como un logro algo que ya se consideraba consolidado: su estabilidad como territorios españoles frente a los anhelos de anexión de Rabat.

En resumen, Sánchez no baja impuestos porque está logrando una recaudación fiscal sin precedentes con la inflación; no logra consolidar en Europa la alternativa a esa bajada con la que pretende seguir recaudando el máximo; no frena el paro de los transportistas y el ya formidable desabastecimiento que provoca y no ha reaccionado, con ninguna medida, ante una crisis internacional cuyas consecuencias aún son impredecibles y se suma a la que ya sufría España de antemano. Un desastre absoluto que retrata a un Gobierno noqueado y dividido en el peor momento imaginable.