20 de Enero de 2021 Director Antonio Martin Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

ESdiario: 20 años al servicio de España

Con la democracia misma amenazada por un Gobierno liberticida y sus comisarios políticos cómplices, cumplir 20 años respaldados por millones de lectores es un antídoto contra tanto abuso.

 

ESdiario cumple 20 años asentado como una de las cabeceras de referencia de España, con unas cifras de lectores creciente que buscan no solo informarse, sino también entender la abrumadora realidad que les rodea y afecta. Interpretarla es tan importante como contarla, especialmente en tiempos de ruido y confusión, tan a menudo incentivados desde los propios poderes públicos.

El aniversario del periódico coincide con unos tiempos especialmente duros para España, asolada por una combinación de drama sanitario y crisis económica a la que se le añaden otros problemas, muy serios, de índole nacional.

La crisis del Estado de Derecho, atacado por los mismos actores que sustentan al Gobierno y más crecidos por ello que nunca. Y la crisis de libertades, resumida en la batería de medidas, leyes y reformas de Moncloa destinadas a reforzar un indeseable monocultivo ideológico, ajeno a la pluralidad de una sociedad democrática y lesivo con ella.

 

Sobre lo primero, nunca ha estado tan en tela de juicio la idea misma de España, en subasta política por las necesidades de Sánchez: desde la Constitución hasta su cúspide, simbolizada por el Jefe del Estado, parecen estar en almoneda, diluyendo la propia identidad nacional en un proyecto frentista que esconde los peajes nefandos del presidente en una supuesta modernización territorial que denigra la soberanía de todos y convierte a los españoles en rehenes de delirios políticos.

El goteo liberticida de Moncloa necesita de socios y cómplices, que se arrogan el derecho de decidir qué es verdad y qué es fake news

Y sobre lo segundo, basta con repasar la secuencia de decisiones en marcha para temer por la salud de la democracia: el asalto al Poder Judicial; la sectaria Ley Celaá; la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal o la de Memoria Histórica o la creación de un "Ministerio de la Verdad" limitan libertades básicas, atentan contra la separación de poderes y avalan una sociedad de dos bloques enfrentados que no responde a la tolerancia de los ciudadanos ni respeta la fenomenal reconciliación emprendida en 1978.

En todo ello, ESdiario participa, como vigilante ante los excesos y, también, como objetivo de los afanes represores de los poderes públicos y de sus adláteres, tan estupendos en la denuncia de nimiedades con otros Gobiernos y tan sumisos con los abrumadores abusos de éste.

 

Porque el goteo liberticida de Moncloa necesita de socios y cómplices, que se arrogan el derecho de decidir qué es verdad y qué es fake news para, en la práctica, enriquecerse e intentar derribar a los pocos medios que ofrecen algo de resistencia deontológica a los desmanes del peor Gobierno de la historia, el más liberticida y el más empobrecedor en todos los órdenes.

España fue un día un país de checas, de trincheras y de bandos. Y algunos se empeñan en recuperar ese maniqueísmo para imponer el suyo, que es el único existente. Pero mientras haya medios como ESdiario y ciudadanos como sus lectores, tendrán más difícil imponer esa visión caduca, frentista y triste de la vida en todos sus ámbitos. Sabremos defendernos. Y defenderles a ustedes.