| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La manifestación de Madrid
La manifestación de Madrid

España necesita a sus agricultores, ganaderos y pescadores

No se puede hablar tanto de la "España vaciada" y luego ignorar al campo español y al sector primario en su conjunto, clave para la economía nacional y para la identidad de España.

| ESdiario Editorial

 

El sector primario nacional se ha manifestado en las últimas horas ayer en Madrid para protestar por las dificultades extremas de la agricultura, la ganadería y la pesca, claves en el PIB nacional pero afectadas por una combinación de problemas y decisiones que lo han colocado en una situación gravísima.

A la subida de impuestos; el sobreprecio de suministros básicos (luz, combustible o fertilizantes) y el encarecimiento de los costes laborales… se le añade una campaña de imagen en su contra (resumida en el ataque de Garzón a la ganadería) y una legislación europea y nacional que encarece el producto para el consumidor; lo abarata en origen para el productor y facilita la competencia desleal de países exportadores que no cumplen las mismas reglas y pueden vender más barato.

 

Hay un contrasentido formidable entre el mensaje político a favor de la España rural o despoblada y el abandono del único sector que mitiga el gran problema de la llamada España vaciada: la falta de empleo. Y sorprende la indiferencia de un Gobierno que, a la vez, intenta sacar partido electoral de esas zonas del país más apartadas.

Abandonados

Las soluciones parecen complicadas, pero no son imposibles: reducir la carga fiscal para mejorar el bajísimo precio de venta en origen pese al precio que paga el consumidor; aplicar las mismas normas sanitarias y económicas a las importaciones en España de productos extranjeros; reorganizar el sector para paliar la sobreproducción de algunos productos y la consecuente bajada de precios por exceso de oferta o reunir a las grandes centrales que compran la práctica totalidad de los productos para luego venderlos y estudiar con ellas fórmulas para que paguen más a los productores.

Este asunto debería ser prioritario para el Gobierno: el sector primario representa cerca del 4% del PIB y el 13% del empleo español. Pero además es crucial en la conformación de la propia identidad de España y en su imagen exterior. No tiene sentido el abandono que, pese a eso, sin duda padece.